Salarios altos: mejores maestros, por tanto, mejores estudiantes. ¡Espera un momento!

Por Eduardo Andere M.

Los niveles salariales de los maestros varían mucho según los países.  Algunos países pagan salarios muy altos, otros muy bajos. Si comparamos únicamente salarios nominales (es decir, sin considerar compensaciones especiales o prestaciones) para todos los niveles de educación (preprimaria, primaria, secundaria y media superior), Luxemburgo y Suiza, seguidos de Corea y Alemania, son los países que más pagan entre los países miembros de la OCDE. La República Checa y la República Eslovaca son los países en donde los maestros reciben los salarios más bajos. (OCDE, Education at a Glance 2018).

Es extremadamente difícil, quizá imposible, hacer comparaciones sólidas de los salarios de los docentes entre los países. Es aún más difícil correlacionar esa débil comparación con el rendimiento de los estudiantes. Si lo hiciéramos, tendríamos correlaciones muy extrañas.

Tomemos, por ejemplo, un país de muy alto rendimiento en PISA, digamos Finlandia, y países de muy bajo rendimiento, digamos, México y Chile, entre los miembros de la OCDE. Comparemos sus salarios nominales, convertidos a paridad de poder adquisitivo (una métrica “que compara las monedas de diferentes países” con una canasta de bienes de consumo; por ejemplo, qué puede comprar un dólar estadounidense en los Estados Unidos, y que puede comprar, el mismo dólar, en otros países como Finlandia o México).

Veamos la comparación de los salarios nominales, en dólares de paridad del poder adquisitivo (ppa), de maestros finlandeses, mexicanos, chilenos, estadounidenses y checos. Tomemos el salario de los maestros de secundaria en la parte más alta de la escala de salarios en cada país, digamos el tope de salario para dichos maestros. Los maestros finlandeses ganan $46,257 dólares estadounidenses (convertidos por la métrica ppa), mientras que los maestros mexicanos, chilenos, estadounidenses y checos obtienen: $51,139, $43,760, $68,046 y $24, 901, respectivamente. El salario promedio de la OCDE para los maestros en este nivel de educación es de $ 56,874. (OCDE, Education at a Glance, 2018, Tabla D3.1.a. Datos para 2017).

Bueno, como todos sabemos, Finlandia es el país con el más alto o uno de los más altos niveles de desempeño en PISA entre los 36 países miembros de la OCDE. México y Chile son los países de menor rendimiento. La República Checa, con el segundo salario más bajo entre todos los países de la OCDE, tiene un rendimiento relativamente alto en PISA, ciertamente en un nivel más alto que México, Chile y similar a los EE.UU. Los estudiantes de la República Checa y los estadounidenses obtuvieron más o menos un nivel cercano al promedio de la OCDE para PISA 2015 en Lectura y Ciencia. En Matemáticas, los estudiantes estadounidenses obtuvieron un resultado significativamente por debajo del nivel medio de la OCDE.

En el mismo nivel de secundaria y en el tope del salario, los maestros de Luxemburgo ganan el salario más alto, $138,279 dólares (ppa) por año; los maestros eslovacos ganan el salario más bajo, $21,225 dólares. Sin embargo, los estudiantes de ambos países se desempeñaron de manera más o menos similar en PISA 2015. Mientras que el nivel de desempeño de los estudiantes de Luxemburgo en Ciencia, Lectura y Matemáticas fue de 483, 481 y 486 puntos, el nivel de desempeño de los estudiantes de la República Eslovaca fue de 461 en Ciencia, 453 en Lectura y 475 en Matemáticas, no muy lejos entre ellos, aunque con una diferencia salarial enorme. Los maestros de Luxemburgo ganan más de 110 mil dólares comparables que los maestros eslovacos (OCDE, PISA 2015. Vol 1, p.44).

Entonces, ¿cuál es la historia detrás de la historia? En primer lugar, el salario nominal es solo una parte de la historia; hay otros beneficios que reciben los maestros que no están incluidos en dicho salario utilizado por la OCDE para hacer las comparaciones. Esto hace que la comparación sea extremadamente difícil. En segundo lugar, aunque la métrica “ppc” intenta estandarizar los salarios, no existe una métrica que incorpore la calidad de los productos en la canasta de productos incluida para el análisis de “ppa”. La métrica “ppa” mide la cantidad de leche, carne, transporte público o vegetales, que se puede consumir por ejemplo con un dólar, pero no incorpora la calidad de los productos. Existe un factor adicional, todavía más importante para la comparación internacional, que no es considerada por la métrica. Se trata del ambiente o entorno de enseñanza y aprendizaje.

Los maestros finlandeses pueden ganar menos salario nominal que muchos de los maestros de todo el mundo, pero cuando un maestro finlandés respondió a mi pregunta “¿por qué eres maestro a pesar de que los salarios no son muy altos?” Me dijo: “Es el paquete: el salario es suficientemente bueno, los beneficios y prestaciones complementarios también son lo suficientemente buenos, la seguridad social es excelente, el período de vacaciones es extenso; mis hijos pueden ir gratis a excelentes escuelas, y el ambiente entre colegas y todo el entorno de enseñanza y aprendizaje en la escuela son maravillosos”.

Por supuesto, todos queremos mejores salarios. Los maestros merecen altos salarios. Su trabajo es extremadamente importante no solo para los niveles de desarrollo individual, comunitario y nacional, sino también para la sociedad y ciudadanía globales. Esa es la motivación extrínseca. Pero el núcleo de la enseñanza y el aprendizaje, y la felicidad de los maestros proviene de la motivación intrínseca. ¿Por qué los docentes quieren convertirse en docentes en primer lugar? Necesitamos salarios más altos para reforzar, no para suplantar la motivación intrínseca; y también, en sintonía con la motivación intrínseca y los salarios gratificantes, necesitamos ambientes de aprendizaje agradables, colegiales y positivos en las escuelas y las comunidades.

 

Libros del Dr. Andere en formato electrónico

Mis siguientes libros se encuentran en formato electrónico y también en pasta blanda :

1. La escuela rota: sistema y política en contra del aprendizaje en México

Tienda México

Tienda Estados Unidos

2. Director de escuela en el siglo XXI: ¿jardinero, pulpo o capitán?

Tienda México

Tienda Estados Unidos

3. Democracia, transparencia y educación: demagogia, corrupción e ignorancia

Tienda México

Tienda Estados Unidos

Nueva página web del Dr. Andere y Recordatorio de Seminario

Lanzamiento de la Nueva Página del Dr. Eduardo Andere: http://eduardoandere.net y Recordatorio del Seminario: De la educación de Peña a la Educación de López Obrador

Si te interesa conocer el propósito general, fechas y los contenidos del Seminario en formato de video del Dr. Andere por favor da clic en el video:

O da clic en el siguiente video:

Perspectivas de la educación en México

Seminario: De la educación de Peña a la Educación de AMLO

Los días 24 y 25 de agosto de 2018 ofreceré un seminario de dos días sobre las perspectivas de la educación en México en la transición de dos administraciones gubernamentales. No solo se trata de una cambio sexenal de administración y Estado sino de un fuerte cambio en ideologías, métodos y metas. La educación está en medio de ese cambio. Por tanto, este seminario dará poderosas herramientas para quienes toman decisiones y quieren saber los límites del cambio, lo qué sí se puede hacer y lo qué no se puede hacer, lo que padres de familia, maestros y directores de escuela pueden aplicar sin importar los vaivenes de la política educativa. Más información sobre el proceso de inscripción y costos en Seminario. Más información sobre los contenidos en este video:

 

 

Historia de dos naciones: Corea y México

Historia de dos naciones: Corea y México*

Por Eduardo Andere M.

Corea del Sur es una impresionante historia de éxito; en lo económico, social y educativo.

IMG_7345

Hace diez años, en el otoño de 2004, visité Corea del Sur para mi proyecto sobre la educación mundial. Desde aquel entonces la República de Corea se erguía como potencia en ciernes. En mi libro intitulado “¿Cómo es la educación en el mundo?” escribí:

“A la par del progreso económico, Corea ha mostrado un fuerte desarrollo educativo. Se ubica, en términos de resultados de sus estudiantes de educación básica y media en distintas evaluaciones internacionales de aprendizaje, como una nación de muy alto desempeño. La educación es una parte muy importante de la cultura asiática, en especial de la cultura coreana.”

“Hay que recordar que tan solo en 1970 Corea tenía un ingreso per cápita 2.6 veces inferior al de México (…) Para 1990 los coreanos disfrutaban ya de un nivel de vida muy por encima de los mexicanos, un poco más del doble. En 2004 estas cifras se sostienen.”

 

Para el 2013 el nivel de vida de los coreanos casi triplicaba el nivel de vida de los mexicanos. Y con el desarrollo de empresas de alta tecnología como Samsung, Hyundai, LG y Daewoo que rivalizan con otras empresas de nivel global, Corea se coloca de lleno en el grupo de economías líderes de la era del conocimiento y del siglo XXI.

Para la segunda década del nuevo siglo, Corea del Sur también destaca en los primeros lugares de la educación mundial básica y secundaria. México, por el contrario, se consolida en el último lugar de los países de la OCDE en la prueba PISA.

¿Qué hacen los coreanos? En corto: el trabajo duro, el esfuerzo y el buen gobierno.

Mi visita a Corea a finales del 2014 reafirmó mi buena impresión sobre este país asiático de 50 millones de habitantes.

Recuerdo que en mi visita de finales del año pasado el taxista que me trasladó de la estación del tren rápido al hotel en SeúlIMG_7279 me dijo:

“Hoy es un día muy especial en Corea”

“¿Por qué?”–pregunté.

“Porque hoy presentan el examen de admisión a la universidad todos los estudiantes de preparatoria.” “Es muy importante”—recalcó. “Toda Corea está atenta”.

Yo sabía que dicho examen era muy importante; pero que el taxista lo resaltara con tanta vehemencia era algo sorprendente.

Fue afortunado que mi vuelo llegara a las 12 horas, porque si se hubiera programado para una hora después el avión habría tenido que retrasar su llegada. En noviembre 13 del 2014, de las 13.10 horas a las 13.45 horas, todo el espacio aéreo de Corea del Sur estuvo cerrado a la navegación. ¿Por qué? Porque en esos 35 minutos los estudiantes preparatorianos respondían una sección oral del CSAT (College Scholastica Ability Test). Este examen es tan importante que todo el país, todo el sistema, se detiene en el tiempo para facilitar la concentración de los estudiantes; y como el ruido de los aviones puede ser un distractor, los vuelos se suspenden. Así de sencillo.

.Corea no es un país en vías de desarrollo, Corea es un país desarrollado, educado y equitativo, con una impresionante, quizá excesiva, cultura del triunfo, la competencia y el esfuerzo. IMG_8036

Tan incrustada está esa cultura que la actual administración busca fórmulas para reducir el nivel de presión sobre los niños y jóvenes en la gran competencia por la vida que comienza en la primaria. Hoy, en la política educativa, no se habla de logro sino de felicidad. El gran desafío será traducir este elocuente objetivo en políticas educativas y hábitos culturales.

¿Por qué? Porque la política educativa antes de ser efectiva tiene que luchar contra un inmenso y milenario caudal de cultura del esfuerzo, trabajo y competencia. El binomio “Esfuerzo-Logro” es el meme de los coreanos.

Por ello, tardará muchos años antes de que la política de la felicidad se imponga sobre la cultura de la competencia.

A nivel escolar, para lograr que los niños vayan a la escuela con más ganas, el currículo busca desarrollar una cultura de la diversión y el gobierno trata de reducir la presión con la reducción del número de pruebas.

Hasta del 2013 todos los niños de sexto de primaria, de tercero de secundaria y de segundo de preparatoria debían presentar una prueba diagnóstica nacional con fines formativos no punitivos. Aún así, las pruebas eran parte de una cultura del esfuerzo y triunfo. A partir de 2014 el gobierno eliminó la prueba nacional de sexto de primaria.

El gobierno se empecina en que los niños se diviertan en las escuelas y tiene razón.IMG_7621 Pero ni el gobierno puede contra la cultura. Las familias, los niños y los jóvenes quieren asistir a las mejores universidades y eso se logra con una buena calificación en el CSAT. Pero lograr una buena calificación en el CSAT cuando casi todos los jóvenes del nivel medio superior continúan a la universidad puede ser angustiosamente agobiante. Todos asisten a la universidad pero no todos logran espacios en las mejores universidades. Para ello hay que luchar. ¿Cómo? Con horas interminables de estudio.

La eliminación de la prueba diagnóstica de primaria no puede contra la cultura del esfuerzo, porque para lograr un buen resultado en el CSAT o una admisión a una buena universidad el camino es por todos conocido: el objeto de la primaria es lograr la admisión a una buena secundaria; el de la secundaria a una buena preparatoria; el de la preparatoria a la mejor universidad. Y eso se logra con calificaciones altas y recomendaciones de los directores de cada plantel. Por eso, es tradición en toda Corea, que una vez que los niños terminan sus horas de clase por la mañana, tanto en primaria, como secundaria y media superior, se inscriban a institutos privados donde los preparan para todo tipo de pruebas. Estos institutos se conocen como “cramming schools” (“hagwon”[1]) algo así como escuelas machaca, donde se repite o taladra el conocimiento hasta el cansancio para aprobar los exámenes en ciernes.

Comparado con Corea del Sur y otras naciones, México se quedó atorado en el tiempo; llegamos tarde y el tren del desarrollo se nos fue. Ni hablar. A empezar de nuevo.

Estamos cruzando por una etapa muy difícil en México; inseguridad, corrupción, pobreza y segregación, concentración de riqueza, al mismo tiempo que se vislumbran modernidad y crecimiento, aunque lento. Aparentemente, los aspectos negativos de la cultura de anti-aprendizaje del mexicano[2] se han reforzado en lugar de amainado. Si las cosas siguen así, las expectativas de un México mejor se diluyen ante al crecimiento y desarrollo de naciones que actúan orquestadas al ritmo del progreso y el bienestar; más desarrolladas, más transparentes, más justas y más integradas, y, por supuesto, con buenos gobiernos.

http://eduardoandere.mx

[1] Ver el excelente artículo sobre este tipo de escuelas en: http://en.wikipedia.org/wiki/Hagwon

[2] Ver mi comparación entre el dibujo cultural del mexicano en el Laberinto de la Soledad de Octavio Paz, y    algunas estadísticas del siglo XXI sobre los hábitos del mexicano y otras naciones en: “La cultura del aprendizaje: hogar y escuela del siglo XXI.”

*Nota: Una versión más corta de este artículo la publiqué con anterioridad.