Mi decepción con la política educativa: 1921-2021*

Educación no es lo mismo que política educativa. Así como aprendizaje no es lo mismo que educación. Desde el 2003 que publiqué mi primer libro sobre educación con el título: “La educación en México: Un fracaso monumental. ¿Está México en riesgo?” no he dejado de estudiar, revisar, investigar sobre la educación y el aprendizaje en México y el mundo. Mi primer libro fue una severa crítica, más que a la educación a la política educativa de México. Pero fue un libro escrito desde el escritorio. Con el tiempo me di cuenta de que el título debió haber sido: “La política educativa en México: Un fracaso monumental.”

Hurgando sobre la educación me di cuenta de que para obtener una visión certera y justa de la educación de México y el mundo debía visitar escuelas. Hice mi misión en mi vida, visitar escuelas en México y el mundo. Y lo he hecho desde el 2004 hasta el presente. No he parado de visitar y platicar con maestras y maestros, directivos, estudiantes y expertos en alrededor de 40 sistemas educativos en más de 25 países, México incluido.

¿Qué descubrí? Que la verdadera historia de la educación está en las entrañas de las escuelas, en las vidas humanas, en la comunidad escolar, los maestros, los alumnos, los padres de familia, las autoridades escolares de carne y hueso, i.e., los supervisores, etc., y no en las autoridades educativas institucionales. En la institución, llámese SEP, autoridad educativa local, sindicatos, o supervisiones, se pierde la esencia de la educación y la sustancia del aprendizaje.

Sí, tenemos un fracaso monumental, pero no en las escuelas, ni en las personas, ni en los maestros, ni en los alumnos; en la política educativa. En la realidad, fría, inflexible, politizada de las instituciones, las leyes, los reglamentos, y los deseos e intereses ineluctables de los políticos y los administradores que sirven a los políticos.

Ahora estamos ante una encrucijada. Un impresionante dilema: la escuela y la pandemia; el derecho a la salud versus el derecho a la educación. Y la respuesta no está, no puede estar, es imposible, en el nivel institucional, en la política educativa.

Las instituciones y las políticas educativas están atrapadas en un océano de normas, intereses y centralizaciones imposible de superar. La frialdad de sus muros y pisos, no les permiten ver lo que sucede con la vida de las decenas de miles de maestros que se han desgarrado las vestiduras por atender a los niños y jóvenes en las peores circunstancias (sin equidad, sin capital digital—ni en las escuelas ni en los hogares—con chorros de pobreza y segregación); de los millones de estudiantes que motivados por estudiar nomás no encuentran los caminos para contactar con su maestros; y de los  millones de padres de familia que no saben qué hacer. Muchos de ellos claman por regresar a la escuela porque tienen las condiciones de salud locales que lo permiten; otros buscan soluciones locales ad hoc, como reuniones en grupos pequeños, distanciados, al aire libre, en el campo; muchos más empujan la idea de formar a sus hijos o alumnos para que autodidácticamente avancen sus estudios. Y al final, ¿qué encuentran? Un muro de contenciones que dice NO. No se puede. No puedes hacer esto o el otro; no puedes ir a la escuela hasta que suceda esto o aquello.

Estamos en 2021, en medio de la peor pandemia global de la historia, a los 100 años de la SEP. Es hora de cambiar. Es hora de flexibilizar el sistema educativo; de flexibilizar la pedagogía. De permitir que las maestras y maestros de México, incluyendo supervisores, directivos y asesores, desplieguen su capacidad creativa; de que las escuelas funcionen como verdaderas comunidades de aprendizaje y no de repetición. De facilitar trámites, de acercar a la autoridad a las escuelas y a los docentes. Necesitamos a gritos un nuevo sistema y política educativa que libere las mentes de estudiantes, padres de familia, directivos escolares y docentes para una nueva era. Un nuevo modelo y sistema que se explique y nutra en la localidad. No podemos vivir el 2021 con ideas, pensamientos e instituciones del 1921.

Una versión de este artículo apareció publicada el 11 de enero de 2021 en: http://www.educacionfutura.org/mi-decepcion-con-la-politica-educativa-1921-2021/

*Por Eduardo Andere M. Autor de The future of schools and teacher education cuya edición en español se publicará próximamente por Siglo XXI Editores

.

Y del libro ¡Aprender! Emociones, inteligencia y creatividad

Pandemia, aprendizaje y ¿regreso a clases? 2021

Videoconferencia

Dr. Eduardo Andere Martinez. Perfil

Objetivo. Ayudar a los padres de familia, maestros, directivos de escuelas a planear escenarios y actividades para el regreso a clases en 2021 y conocer las principales lecciones de la pandemia para la crianza, la enseñanza y el aprendizaje

Fecha: Diciembre 15, 2020

Horario: 

Dos opciones, a escoger: 10:00 a 11.30 o 19:00 a 20.30 HORAS (hora centro de la Cd de Mx).

Contenido: Han pasado casi nueve meses desde la declaratoria de pandemia por la OMS. Muchas cosas nuevas han sucedido, entre ellas, los sistemas educativos de gran calibre y elevado capital digital, han regresado a las escuelas inclusive durante la segunda ola de contagios, ¿por qué? No es aventurado esperar un pronto retorno a las escuelas porque entre más tiempo pase sin el regreso a la escuela, los rezagos y brechas educativas aumentarán de forma drástica y sin posibilidad de reversión. Esta conferencia actualizará la información y los escenarios a la luz de los hallazgos de investigación y las prácticas escolares en el mundo.

Temas
1. Pandemia de mayo a diciembre en México y el mundo
2. Digitalización y pedagogía: nueva convivencia entre estudiantes, papás y maestros
3. El nuevo paradigma del aprendizaje en el hogar y la escuela para el 2021 y después
4. ¿Cómo crear ambientes de aprendizaje para uno, mis hijos y mis alumnos?

Inversión por participante:

  1. Antes del 8 de diciembre: 250 pesos 
  2. Después del 7 de diciembre: 300 pesos
  3. El precio incluye IVA. Se otorgará recibo fiscal a los participantes

Descuento:

20% de descuento para grupos de 5 personas o más

¿Qué incluye la inversión?

  • Videoconferencia en la fecha señalada

Plataforma: GotoMeeting

CUPO LIMITADO

Informes e inscripciones: info@eduardoandere.net

Opciones de Pago en México:

BBVA

Cuenta: 0131324462

CLABE: 012180001313244622

OXXO: Solicitar número de cuenta a info@eduardoandere.net

Opciones de Pago para participantes internacionales, fuera de México:

PayPal. Escribir a info@eduardoandere.net

Informes y registro: info@eduardoandere.net o W/A 55 8233 2047

¿Hacia dónde vamos? ¿Debo sacar a mis hijos de la escuela?

Videoconferencia

Hacia donde vamos Conferencia Sep 22 20

 Dr. Eduardo Andere M. Perfil

Objetivo. Ayudar a los padres de familia y a las escuelas a sopesar las decisiones durante la pandemia.

Dirigido a: padres de familia, directivos escolares, autoridades educativas y toda persona interesada en educación y aprendizaje.

Fecha: Septiembre 22, 2020

Horario: de 19:00 a 20.30 HORAS (hora centro de la Cd de Mx) en los días señalados.

Contenido:

Temas
1. ¿Debo sacar a mis hijos de la escuela? Ventajas y desventajas
2. ¿Qué deben hacer las escuelas para ayudar a los padres a decidir?
3. ¿Cuándo y cómo abrirán las escuelas sus puertas?
4. ¿Qué hacer mientras se abren las puertas?

 Inversión por participante con libro:

  • 530 pesos (El precio incluye IVA. Se otorgará recibo fiscal a los participantes).

¿Qué incluye la inversión con libro?

  • Videoconferencia en la fecha señalada
  • Libro: ¡Aprender! Emociones, inteligencia y creatividad
  • Envío del libro a domicilio en la república mexicana

Inversión por participante sin libro:

  • 290 pesos (El precio incluye IVA. Se otorgará recibo fiscal a los participantes).

¿Qué incluye la inversión sin libro?

  • Videoconferencia en la fecha señalada

Plataforma: GotoMeeting

CUPO LIMITADO

Informes e inscripciones favor de escribir a info@eduardoandere.net

Opciones de Pago en México:

BBVA

Cuenta: 0131324462

CLABE: 012180001313244622

OXXO: Solicitar número de cuenta a info@eduardoandere.net

Opciones de Pago para participantes internacionales, fuera de México:

PayPal. Escribir a info@deduardoandere.net

Abiertos por la globalidad; encerrados por la globalidad. ¿Qué hacer?

Abiertos por la globalidad; encerrados por la globalidad. ¿Qué hacer?
Por Dr. Eduardo Andere M.

El año 2020 pasará a la historia como el año en el que el mundo se detuvo. Ahora, vivimos en la virtualidad. Las calles de todas las urbes y ciudades del mundo están desoladas; las personas también están desoladas, atrapadas en su propio aislamiento. El mundo se detuvo de golpe. Se acabaron las prisas, el tráfico, el ruido, los comensales, las aglomeraciones y, junto con ellos, las escuelas. ¿Qué hacer?
Esta crisis, como muchas otras, pasará. Y cuando pase, después de un tiempo, otra crisis llegará. Y volverá a pasar y así. Por tanto, la lección es adquirir habilidades para enfrentar y superar crisis, incertidumbre y desolación. ¿Cuál es el dominio de conocimiento que nos otorga esas habilidades? Liderazgo, empezando por uno mismo. Ser líder de uno mismo significa levantarse aún y cuando el cuerpo y la mente se resistan; leer y ser creativo cuando todo parece inútil, inerte, inamovible. Aprender algo nuevo; escribir algo nuevo; hacer algo diferente. Por ejemplo, si el encierro ocurre entre familias con hijos en edad escolar, en lugar de obsesionarse por cumplir un currículo que no podrá cubrirse de cualquier manera, aprovechar el momento para estar con los hijos, disfrutar, conversar, jugar juntos, relajarse juntos, crear juntos.
Si uno esta solo, o acompañado, y con abundancia de tiempo, que es lo que la mayoría ahora tenemos, es tiempo de escribir esa novela, ese cuento, esa poesía, o pintar ese cuadro, o arreglar la casa, cultivar o cuidar plantas, componer una pieza musical, aprender un idioma, y, por qué no, ver una película interesante en familia. Es tiempo de meditar, de apreciar la vida, de pensar en las prioridades, de valorar lo que uno tiene, de cuidar la naturaleza, de discernir formas de ahorrar en todo, de reducir los desperdicios y la basura, de reciclar.
Lo más triste de todo, sería que cuando la crisis termine, regresemos al mundo como éramos antes, es decir, dominados por el ímpetu individualista, donde la única empatía que practicamos es con nosotros mismos. Necesitamos una nueva humanidad: más global, menos nacionalista, menos individualista, menos destructiva, menos avara, menos cruel y más empática, más cooperadora, más ligera, más productiva, más responsable con el medio ambiente, más justa y menos ideológica.
No fue la fuerza de la justicia, ni el éxito de los mercados, ni las organizaciones internacionales lo que unió a la humanidad y la detuvo a pensar, fue un virus. Un coronavirus que, a pesar de ser un microorganismo tremendamente insignificante y no celular, solo se reproduce al secuestrar de manera sinuosa y furtiva a otros organismos celulares muy complejos como ocurre con el ser humano con alrededor de 37 billones de células. En este caso menos es más. Lo único que nos queda es actuar con inteligencia y liderazgo. La crisis pasará, lo que quedará es el aprendizaje individual y colectivo.