What do parents need to know before taking their children to school? 

What do parents need to know before taking their children to school? 

By Eduardo Andere M.[1]

What happens at home is much more important than what happens at school for the success of children in their studies and life.

Provided everything is ok at home, these are the factors that parents need to know when taking the children to school:

  1. At school, at any level, human interaction is much more important than facilities, pedagogy and technology.
  2. In early childhood and pre-school education, emphasis must be placed on social and emotional learning, especially through play, free and guided.
  3. In elementary school the transition between emotional learning and reading and writing should be smooth and following the stages of development for each child. Playing is still an important part of the curriculum, but it is not the only one and it diminishes with time.
  4. Any school of any pedagogy must diagnose children’s socioemotional and cognitive development. If a development gap is detected, the school must trigger an ad hoc action plan to address it. The idea is to reinforce instead of retaining and to guide rather than forcing. The goal should not be the child’s performance on a specific skill or knowledge, but on her/his overall progress. The curriculum should follow the child and not the other way around.
  5. The transition from elementary to middle school should be smooth and monitored. Bullying is at its highest in middle school. At this stage children stop being children and they gain a sense of security if they achieve control and power over peers. The children take advantage of the radical change of one teacher who takes care of them to ten teachers whose main function is teaching subjects. They are still children not adults. Treating them as adults generates a strong discontinuity in their brains. Therefore, it is advisable: a) A school with both sections (elementary and middle) under the same roof, where middle-school teachers teach fifth and sixth graders of elementary school and fifth and sixth grade teachers share activities with middle school students and teachers. Both are anchor and support. b) Teachers and parents should be very close to the children and their new friends to accompany and guide them, not limit them. Children monitored subtlety by the parents show better results in the school even when they complain about the monitoring.
  6. If young people arrive at high school without sufficient emotional development, it will take a delicate and enormous work to compensate for the deficiency.
  7. In high school there must be constant and close communication between parents and teachers and students. The beginning of adult life begins with the acceptance of the importance of study and the motivation for hard work. Just as in the early years, emphasis on socio-emotional development is most important, in high school, cognition gains traction.
  8. It is highly important to listen to young people regarding their interests and to constantly show them the cost/benefit appraisal of their decisions and actions.
  9. The worst combination for a child with lack of motivation, interest and engagement is parents that are both negligent (because they are too busy) and demanding (because they are too successful) at the same time. That is the poverty of abundance.
  10. In college, if everything worked well in the previous four stages, the new adults will enter this challenging stage with strong learning skills. Here the emphasis on cognitive development is even higher.
  11. Two final notes. Face-to-face education, at any level, yields higher results, ceteris paribus, than distance or partial scheme programs such as flipped or blended education. And finally, parents’ obsession hurrying children through their development stages is counter-productive. Children need to play and grow slowly. Playing is not just hanging around. Playing, especially for young children, is an ability to learn other abilities, for the rest of the life.

 

[1]A different but similar version of this article was published by the newspaper Reforma on July 13, 2019. The author is a visiting scholar at NYU.

Entre bibliotecas: de Kemijärvi a Palo Alto ¿Educación primaria o universitaria?

Palo Alto, Cal. ¿Qué es mejor? Cuando viajo, que es muy seguido, una de mis actividades favoritas es visitar las bibliotecas locales, ya sea las nacionales de grandes ciudades como Nueva York y Helsinki, como las de pequeñas poblaciones como Kemijärvi en el norte de Finlandia y Palo Alto hacia el norte de California. Palo Alto tiene una población de 66,666 habitantes de acuerdo con la Oficina Censal de Estados Unidos, y Kemijärvi una población de 7,350 habitantes.  Ambos tienen una biblioteca.

Ambas bibliotecas son acogedoras, sin embargo mientras la pequeña biblioteca de Palo Alto, en el corazón de Silicon Valley, se pierde entre las calles de una de las ciudades más famosas, ricas y educadas del mundo, la biblioteca de la pequeña ciudad de Kemijärvi no se pierde, aunque uno quiera, pues es parte de un impresionante complejo de arte, cultura y convivencia que sobresale entre todos los edificios del lugar.

¿Qué es más importante para el progreso de un país, tener una excelente educación preescolar, primaria y secundaria, o una excelente educación superior? Por supuesto que es mejor tener ambas, pero si no se tiene o no hay recursos para ambas ¿qué es mejor?

Nueva Reforma Constitucional en materia educativa 2019

Análisis detallado y crítico de la reforma constitucional a los artículos 3, 31 y 73 (más transitorios) en materia educativa publicada en el DOF el 15 de mayo de 2019. Artículo del Dr. Eduardo Andere en: http://www.educacionfutura.org/reforma-constitucional-2019-entre-el-derecho-y-la-pedagogia/ 

El artículo también se puede leer en el BLOG del Dr. Andere en formato PDF: Reforma constitucional en educacion en la Era AMLO Junio 2019PDF 

 

 

 

 

 

 

¿Pantallas o no pantallas? Esa NO es la pregunta

¿Pantallas o no pantallas? Esa NO es la pregunta

Por Eduardo Andere M.

Papás y maestros de todo el mundo lucubran sobre qué tanto los niños y jóvenes deben estar pegados a la pantallas. Los niños y jóvenes de hoy pasan frente a las pantallas hasta 11 horas al día y muchas veces en modo multitasking. Más tiempo frente a pantallas y más multitasking, son dos nuevos hábitos del siglo XXI cuya evidencia sostiene que reduce el aprendizaje profundo y el bienestar físico y mental. Además, el multitasking disminuye la productividad en los adultos.

Sin embargo, la marcha digital es imparable. Existe un rosario de publicaciones en contra del uso ilimitado de las pantallas y una lista, menos abundante, a favor. Casi todos los que están en contra concluyen que la era de la “digitalización”, o como otros la denominan, la era de la “distracción” provoca que seamos más superficiales, más aislados, menos críticos, menos creativos, más adictos, menos lectores, y menos deportistas.  Otros concluyen que la era de las pantallas o digital no solo ha aumentado la inteligencia de la humanidad en la mayoría de los países, sino que la seguirá aumentando, en la medida que la digitalización y la tasa a la que los cerebros de los niños recibirán nueva información y nuevos productos crezcan.

No es lo mismo vivir en un mundo donde los cambios tecnológicos tardaban milenos o siglos, a uno donde esos cambios ocurren varias veces en un año. La digitalización es una navaja de dos filos: por un lado, podría aumentar la misma arquitectura de las conexiones neuronales en el cerebro y, quizá, la inteligencia misma, y, por el otro, hacernos más superficiales y menos inteligentes.

¿Cómo, una misma tecnología nos puede hacer más y menos inteligentes? En semanas recientes se han publicado varios artículos en la prensa que resaltan los efectos negativos del uso de los teléfonos inteligentes, entre ellos, el que señala que “El contacto humano es un lujo”. En contraste otro columnista también del New York Times, nos dice que “No me importa: Amo mi teléfono”.

En Sillicon Valley crece el rumor de que ejecutivos y creadores de la era digital les han prohibido el uso de pantallas como teléfonos y tabletas a sus hijos pequeños. Hay quienes sostienen que la nueva tecnología digital en forma de pantalla secuestra nuestras mentes y nos hace adictos. La digitalización y el uso masivo de datos también ha llegado a nuestra vida diaria a través de las empresas de auto-servicio digitales y físicas. Sin que lo sepamos, cada vez que compramos un producto dejamos un registro, que buscamos algo en internet, que utilizamos tarjetas de crédito, de débito o de lealtad dejamos una huella para siempre que es utilizada por las empresas para personalizar la publicidad a través de las pantallas y los cupones.

La Academia Americana de Pediatría y el Organización Mundial de la Salud, recomiendan No usar o usar moderadamente, pero nunca en modo “solo”, las pantallas para infantes entre 0 a cinco años. Por otro lado, el Colegio Real de Pediatría del Reino Unido, con una postura menos estricta deja la decisión a los padres de familia en función de cada hijo y qué tanto el estar con las pantallas elimina el sueño, aumenta la conducta sedentaria y el consumo de comida chatarra o reduce la interacción humana.

Con todo, la marcha es imparable y, nos guste o no, los niños del sigo XXI viven, desde que nacen, en un ambiente digital aunque no precisamente de aprendizaje, porque como me dijo la directora de una escuela finlandesa hace pocos días, “cuando llegan aquí a esta preparatoria, a pesar de que usan el teléfono todo el día, son iletrados digitales”.

A todo ello hay que sumar la inundación de publicidad de empresas tecnológicas y digitales, con sus nuevos artilugios y aplicaciones, que resaltan, en sus campañas, los beneficios “maravillosos y apetitosos” de sus productos.

¿Cómo podemos padres de familia, maestros, educadores y autoridades reconciliar esta batalla entre más y menos pantalla? Afortunadamente, existen puntos de encuentro.

Primero, uno debe escuchar más las voces de autores neutrales que las de quienes nos tratan de vender un producto, ya sea un artilugio, una aplicación o un método de aprendizaje. ¿Por qué? Por conflicto de interés. Los que tratan de vender un producto siempre lo presentarán como una maravilla; es parte de su misión.

Segundo, buscar la recomendación de la comunidad académica o de las organizaciones profesionales como las de pediatría, o internacionales como la Organización Mundial de la Salud, o los informes con base científica de instituciones como la OCDE o el Banco Mundial, siempre mediadas con el ojo crítico y neutral de pensadores académicos.

Tercero, reconocer que no podemos detener o negar la marcha tecnológica, y que todavía no sabemos el efecto que la digitalización a ultranza y las realidades virtuales y aumentadas ocasionarán en la arquitectura neuronal de los niños. Lo que sí sabemos, con certeza, es que la digitalización no debe sustituir a la interacción humana (los bebés y niños aprenden más con interacción humana directa que con programas digitales), ni a la actividad y juego físicos, ni a las horas de sueño, ni a los hábitos de comida, ni a la fascinación con la naturaleza.

La digitalización y las pantallas son un gran complemento no un sustituto. La respuesta no es No a las pantallas, sino cómo y con qué supervisión y conocimiento se deben usar.

Más sobre el tema en el Seminario Ambientes físicos y pedagógicos para el aprendizaje, la motivación y la creatividad, este sábado 8 de junio en la Cd Mx. Últimos dos días para inscribirse

¿Qué aprendimos hoy?

¿Qué aprendimos hoy? No todo lo nuevo por ser nuevo es bueno, ni todo lo viejo por ser viejo es malo. Algo nuevo se cocina en los pasillos de las escuelas, los escritorios de los expertos y las propuestas de reforma educativa. Es algo más importante que el sistema centrado en la escuela, el currículo centrado en el aprendizaje o la escuela centrada en el niño. Se trata de un concepto que recibe el título de Ambiente pedagógico abierto o, mejor aún, Ambiente pedagógico flexible para una aprendizaje significativo.

Más sobre el tema en el seminario del 8 de junio en Cd de Mx: https://eduardoandere.blog/2019/05/27/recordatorio-seminario-ambientes-fisicos-y-pedagogicos-de-aprendizaje/

Mejor Ambiente de Aprendizaje del Siglo XXI

Mejor Ambiente de Aprendizaje del Siglo XXI. Turku, Finlandia.

Esta es otra escuela nueva, reluciente, pensada en el aprendizaje y en las llamadas habilidades del siglo XXI.

No todas esas habilidades son nuevas, pero algunas sí los son. Es sorprendente cómo pedagogía y arquitectura conversan para dar lugar al conocimiento y el aprendizaje.

 

Sabemos que la infraestructura, según la literatura de la economía de la educación, es lo que menos importa para el desempeño escolar en pruebas estandarizadas.

Pero también sabemos que los ambientes de aprendizaje son extraordinariamente importantes para el desarrollo emocional y cognitivo de los niños, más allá de las pruebas. ¿Cómo? ¿Por qué?

 

Además, ¿una escuela del siglo XXI, digitalizada, de la IV revolución industrial, que no permite los teléfono en el aula? ¿Qué?

 

Respuestas en mi seminario del 8 de junio próximo. Informes aquí:  SEMINARIO