Desarrollo infantil: del gen a la creatividad

     
No siempre tenemos una respuesta para todo. Quizá en educación nunca sepamos con certeza las causas concretas y ubicuas relacionadas con el aprendizaje. Quizá la naturaleza humana y su cerebro sean tan complejos y aleatorios que nunca descifremos su funcionamiento causal. Además, si el cerebro es complejo, la mente, y sobre todo la consciencia, son complicadas. ¿Son la incertidumbre, el caos y el azar donde navega el cerebro humano negativos? No, en absoluto.

      El ser humano es producto de una intrincada y persistente evolución que le ha dado características muy específicas para sobrevivir y crecer. Existe evidencia de que a través de los años la inteligencia media, medida como Coeficiente Intelectual, ha aumentado. También es un hecho que los avances en la ciencia y la tecnología han permitido al ser humano eliminar o superar muchas enfermedades, comunicarse más eficientemente y aumentar la esperanza de vida promedio de la humanidad. Al mismo tiempo el avance en las ciencias sociales le ha permitido a la humanidad superar hábitos negativos, dañinos o antitéticos en diversas civilizaciones. Mal que bien, ahora existen instituciones en todas partes del mundo, tanto nacionales como globales, que defienden los derechos humanos, promueven la justicia, la generosidad, la colaboración; luchan contra la pobreza, apoyan el desarrollo ecológico, etc.

Sin embargo, el mismo ser humano que es capaz de descifrar su genoma y de hurgar el universo, de observar el funcionamiento de las neuronas, de crear obras de arte como las de Da Vinci, Miguel Angel, Van Gogh, Cézanne, Monet, Kandinsky, Pollock, Hockney, Gallen-Kallela, Rivera, etc., y producir fascinaciones clásicas como Bach, Beethoven, Mozart, Mahler, Sibelius, etc., es el mismo que oprime, mata, destruye, tiraniza, abusa.

¿Qué hace al ser humano maravilloso? Su capacidad de ser creativo. De producir cosas nuevas, de ser diferente, de crecer sin límite. Y ¿cómo se logra eso? Esa es la gran pregunta de los filósofos de la educación, de los pedagogos, de los psicólogos del desarrollo y, ahora, más recientemente, de los neuroeducadores.

¿Cómo se fomenta la creatividad? Bueno, la creatividad es, como otros rasgos humanos, una capacidad. Está ahí en los genes, pero para convertirse en realidad necesita transformarse en habilidad. Y esta habilidad se aprende. Entonces, ¿en qué consiste la habilidad de la creatividad? ¿Cómo se hace uno creativo? Bueno, es fácil de contestar, difícil de practicar. Primero, siguiendo los pasos naturales del desarrollo de los niños y jóvenes, un poco al estilo Jean Piaget (desarrollo biológico) pero mejor aún, Lev Vygotsky, (desarrollo asistido). Siempre sin apresurar al bebé y sin convertir a los hijos en un proyecto de los padres.

Más bien, como sostiene la psicóloga del desarrollo infantil, Alison Gopnik, y en parafraseo, mediante la procuración de las condiciones (contexto, situaciones e interacciones) para que los bebés, niños y jóvenes, crezcan y florezcan con la diversidad, la imprevisibilidad y la belleza de un jardín y, no tanto, para que crezcan con la predeterminación de un mueble, que por más útil y bello que parezca, es diseñado, construido y mantenido con precisión por su carpintero.

Finalmente, ¿cómo, además de hacerse uno creativo, se hace uno también decente, civilizado, generoso y sabio? Con buena crianza y buena escuela.

Información sobre seminario aqui: Crianza y Escuela

¿Cómo serán las escuelas del futuro?

Las escuelas del futuro

IMG_7631

Por Eduardo Andere M.

¿Cómo serán? Ciertamente muy distintas a las actuales, pero todo dependerá de qué tan lejos coloquemos la mira. En diez años, las escuelas del mundo, unas más que otras, se parecerán mucho a las actuales, pero con más artilugios, más modernos, más y mejor conexión a Internet. En diez años todavía nos referiremos a las escuelas como ambientes o comunidades de aprendizaje aunque literalmente no lo sean. Algunas escuelas tratarán de ser modernas por cuanto a los espacios abiertos, iluminados, aulas o edificios polivalentes, más jardines, más estudios de arte, menos libros y más laptops, tabletas, teléfonos inteligentes, o aparatos similares. Sin embargo, el gran brinco vendrá entre 20 y 30 años, cuando las escuelas en lugar de crecer en tamaño se reduzcan; los tiempos de los niños en los planteles como los conocemos hoy disminuirá, y los “ambientes de aprendizaje” serán los parques, las bibliotecas (que se llamarán centros de aprendizaje), los museos, los bosques, las áreas verdes, las empresas y los hogares. La escuela estará más cerca a la fuente del saber sensorial, para que los niños tengan experiencias directas con el tema de la “lección” en turno.

IMG_4331Ya existen en el mundo escuelas sin muros, techos, aulas, instalaciones físicas; con maestros entrenados para enseñar física, matemáticas, lectura, arte, deportes y ciencias, directamente en los ríos, lagos, montañas, bosques, estadios.

Lo que ahora hacen algunas escuelas de manera esporádica o excepcional, en diez años será la regla.

En la era del conocimiento comprimido (a través de una tableta o un teléfono inteligente) será todavía más importante que los niños tenga una experiencia RICA de aprendizaje, al ver, oler, tocar, mirar el fenómeno o evento de la lección directamente. Entre más rápido mudemos de tipo de escuela, mejor para el cerebro. Así que quien quiera adelantarse sería oportuno empezar ahora. El cambio podría ser gradual; pero que se dará, parece inevitable. Parafraseando a David Hume, el padre de la psicología cognitiva: no es lo mismo ver a una mariposa plasmada en una fotografía o en un “power point” que en su hábitat natural. No es lo mismo pensar en cruzar el río que cruzar el río.

Tu imperfección es tu perfección

Tu imperfección es tu perfección

Por Eduardo Andere M.

¿Qué hace realmente perfecto al ser humano? Su imperfección. Y la frase tiene un gran contenido de aprendizaje (i.e., una lección) para la vida pero también para la escuela y el hogar.

Alguna vez escribí un artículo sobre la Educación y el Cuitlacoche. Ahí resalto la importancia de invertir y arriesgar; de que a veces lo inesperado es bueno; de que a veces el proceso es más importante que el resultado, y el aprendizaje es un proceso, no un resultado. Desempeño es resultado.

El estudio de la creatividad y su naciente ciencia nos sugiere varios tipos de creatividad: la combinatoria, la exploratoria y la transformativa. La separación entre ellas no es trivial y el cambio paradigmático al que se refiere Thomas S. Kuhn en su monumental obra “The structure of scientific revolutions” y Jared Diamond “Guns, germs, and gteel: The fates of human societies” en los grandes saltos de conocimiento, análogamente hablan de la capacidad creativa del ser humano y su obra, la creatividad.

La ciencia (es decir el método) con la ayuda de las nuevas tecnologías de imagen, y la psicología cognitiva, nos empiezan a develar la película del ser creativo como una persona suficientemente inteligente, suficientemente excéntrica (desinhibición cognitiva), suficientemente conocedora, que a veces de manera casual, pero con la ayuda de las tres características anteriores, logra grandes saltos.

Pero casi siempre, lo nuevo de alguien tiene que ver con lo viejo de otro alguien.

Monet es identificado junto con sus críticos (irónicamente) como los iniciadores del impresionismo, que junto con Renoir y Sisley, pero con Manet como mentor y bisagra, escribieron las primeras páginas de una pintura imperfecta para el mundo perfecto de la pintura clásica.

800px-Claude_Monet,_Impression,_soleil_levant

Monet, “Impresión, amanecer” obra que supuestamente dio origen al nombre del Impresionismo. 1872

IMG_2760

Constable, “Stoke-by-Nyland” 1810-1811

 

Pero si uno observa con cuidado las obras de Cobert, Corot, Rousseau, Constable y Turner, entre muchos otros, uno detecta un cambio lento pero consistente a nuevas expresiones de arte, que aquellas que reflejaban la realidad con perfeccionismo estático. No hay nada equivocado en el perfeccionismo clásico; como tampoco lo hay en el dinámico impresionismo. Son expresiones diferentes.

 

 

La aparición de la fotografía seguramente impulsó el incipiente pero persistente movimiento impresionista (la impresión y el movimiento, lo dinámico; en contra de la perfección y lo estático), que con el tiempo evolucionó en el post-impresionismo de Van Gogh, Cézanne, Gauguin, Seurat, Derain y otros.

 

IMG_2775

Van Gogh “Campo de trigo con cipreses” 1889

 

Ahí no paró el asunto. Después arribaron expresiones de arte más radicales como el surrealismo de Magritte, Dalí, Miró, Ernst, Oppenheim y Picasso; y aún más radicales como el arte abstracto de Doesburg, Mondrian, Huszar, Bart Van Der Leck, y el expresionismo de Kandinsky y Kirchner, o el Dadaismo con Picabia y Duchamp que extienden el expresionismo con un movimiento social que rebasó la pintura después de la Primera Guerra Mundial. Y todavía más, mucho más, con los post-impresionistas abstractos como Kupka o expresionistas como Munch, éste último especialmente interesado en la pintura como una expresión viva de la mente: El Grito o La Tormenta.

En la exposición de la pintura La tormenta (1893) del noruego Edvard Much en el museo MoMA de la Ciudad de Nueva York, se lee la siguiente leyenda:

“El arte de Munch sugiere una transformación de las memorias y emociones personales en el reino de los sueños, mitos y enigmas. Su exposición a la poesía simbolista francesa durante su estancia en Paris lo persuadió de la necesidad de un arte más subjetivo; no había necesidad, dijo él, para más pinturas de `gente que lee y mujeres que tejen.´”

IMG_9770

Edvard Munch, “La Tormenta”. 1893

Los críticos, especialmente los que admiran cierto estilo, o están acostumbrados al tren de un paradigma o a las delicias de una zona de confort, rechazan un nuevo estilo que el tiempo los prueba equivocados, como le sucedió al crítico de Monet, Louis Leroy cuando en tono de burla o sátira criticó su obra “impresión, amanecer” acuñando el título de “los impresionistas.” La historia finalmente se burló del irónico al reconocer en el impresionismo la expresión artística quizá más popular de todos los tiempos.

Los museos físicos (MoMA y MET, MFA Boston) y virtuales, así como Wikipedia y Wikiart son fuentes utilizadas para escribir este breve paseo sobre las perfecciones de las imperfecciones. La historia del arte no es otra cosa que la expresión más bella de la imperfección humana pero perfecta.