Aprendizaje, motivación y competencia

Aprendizaje y motivación

Por Eduardo Andere M.

IMG_5449

La motivación es una de las palancas que movilizan el esfuerzo para el aprendizaje. ¿Pero qué tipo de motivación? ¿Intrínseca o instrumental? ¿Qué dice la evidencia científica? ¿Qué hacen las escuelas de clase mundial al respecto? ¿Debemos utilizar el mismo tipo de motivación con los niños que la utilizada con los adultos?

El mundo de los adultos es ferozmente competitivo; los niños finalmente competirán tanto en la universidad como en el mercado de trabajo cuando sean adultos; si eso es cierto, ¿debemos encauzarlos desde la escuela y el hogar para participar y competir exitosamente en su vida universitaria o en su vida laboral con las mismas reglas de juego que las que los adultos compiten? Total, tarde o temprano tendrán que competir.

Estos son algunos de los temas que el Dr. Eduardo Andere abordará en su conferencia sobre Motivación y Aprendizaje.

Parte de la conferencia-seminario del Dr. Andere será replicar su conferencia magistral en el Congreso de directores de escuela del mundo que tendrá lugar en Helsinki, Finlandia el próximo 5 de agosto.

Último día de inscripción con precio reducido: Julio 31, 2015. Más información en Aprendizaje y Motivación.

¿Cómo es el aprendizaje en escuelas de clase mundial?

¿Cómo es el aprendizaje en escuelas de clase mundial? Finlandia, Flandes, Países Bajos, Suiza, Chile, Estados Unidos y México. Tomo I.

IMG_5625

Algo realmente grande ocurre en las escuelas en la segunda década del siglo XXI. El debate internacional sobre la política educativa, así como las grandes crisis económicas y ambientales globales, y la persistencia y crecimiento de los problemas de la humanidad como pobreza, desigualdad, inequidad, criminalidad y pauperización de recursos naturales, han transformado o están transformando a las escuelas y a los sistemas educativos del mundo. Como si esos eventos fueran poco, el impresionante crecimiento e innovación de las tecnologías de información y comunicación (TIC) han alimentado una especie de ansiedad familiar (padres de familia que demandan o desean mejor educación para sus hijos) y ansiedad institucional (sistemas educativos que buscan cambiar constantemente para enfrentar tanto las oportunidades como las amenazas de la creciente globalización y re-culturización de las sociedad), que buscan nuevas fórmulas para colocarse a la vanguardia de la educación personal o escolar mundial.

Los valores están cambiando; y lo que antes era impensable ahora es cotidiano. Las escuelas y sistemas educativos parecen que se están Mcdonaldizando; escuelas, alumnos y maestros se estandarizan. La aldea local parece también que cede ante los embates de la globalización.

¿Cómo lucen las escuelas de clase mundial en este escenario? ¿Qué hacen los sistemas educativos del mundo? ¿Cómo trascienden a la propuesta de las competencias con la que cerramos el siglo XX? ¿Qué cambios están implementando? ¿Qué sabemos ahora en educación, aprendizaje y política educativa y escolar que hace 20 o 30 años, era desconocido o perteneciente solo al mundo académico?

Estos son los temas y preguntas que han desafiado el trabajo de investigación de más de 10 años del Dr. Andere y que ahora presenta con la publicación del primer Tomo de la obra ¿Cómo es el aprendizaje en escuelas de clase mundial? Esta obra continúa y actualiza, con más temas de aprendizaje y motivación, las investigaciones publicadas en 2007, 2008, 2010, 2012 y 2014 sobre la mejor educación en el mundo y la cultura del aprendizaje.

Con la publicación de este Tomo, el autor nos lleva por un recorrido mundial en escuelas de clase mundial, no sólo con resultados de investigación sino con narrativas de sus extensas conversaciones y entrevistas formales con directores, maestros y expertos de los sistemas educativos mencionados al rubro.

No hay fórmulas ni recetas mágicas que viajen a través de fronteras y culturas; sin embargo, las ideas, políticas y prácticas educativas de realidades diferentes, pero metas similares, constituyen ricos ingredientes para mejorar las decisiones de autoridades y las prácticas cotidianas de directores, maestros, estudiantes y padres de familia en el quehacer del aprendizaje del siglo XXI.

El libro será presentado el próximo lunes 25 de mayo a las 19:30 horas, en el Salón Galería B, del Hotel Galería Plaza Reforma, Hamburgo 195, Col. Juárez, D.F., después del SEMINARIO: EDUCACIÓN GLOBAL celebrado en el mismo día y lugar a partir de las 16:00 horas.

Islandia: entre cultura y naturaleza. Tercera Parte

Islandia: tercera parte

Por Eduardo Andere M.

Islandia es un hermoso país; a pesar de su juventud como Estado-nación (1944) se codea en indicadores de desarrollo y progreso con los países más avanzados del mundo. En el interior, la cultura del islandés profesional es de esfuerzo y trabajo; la cultura de todos es de respeto y cuidado por la naturaleza. Su geografía de extensos páramos contrasta con la orografía de múltiples y salpicados volcanes y montañas junto con la riqueza de ríos y zonas geotérmicas. En lo humano los islandeses apenas si están recibiendo la bocanadas de la globalidad a través de su participación comercial y política internacional, resaltando el impresionante crecimiento turístico de alrededor de 3 turistas por habitante (cerca de un millón de turistas por año; si tuviésemos la misma proporción en México, la cantidad de turistas por año sería de alrededor de 350 millones; actualmente es de alrededor de 24 millones), pero aún conservan la sencillez de una nación pesquera, parroquial, y llena de confianza, libertad, apertura mental y honestidad.

Cataratas de Gullfoss: http://youtu.be/0QVW3x7wKvM y Géiser Strukkor: http://youtu.be/i_8hrgQyhNQ

Islandia un enigma educativo. Segunda parte

¿Será Islandia la última localidad de la globalidad?

Por Eduardo Andere M.

Eran las 10 de la mañana de un sábado frío entre el umbral del invierno y la primavera. Como todo estaría cerrado en Reikiavik incluyendo el registro en el hotel/apartamento donde estaría hospedado, de plano esperé sentado y deambulando por el bonito y moderno aeropuerto de Rek. A las 9 de la mañana acudí al departamento a dejar la maleta porque el registro sería hasta las dos o tres de la tarde. Mientras tanto salí a explorar los alrededores: mi dirección era el Museo Nacional, que guarda los tesoros de la historia islandesa. Llegué a ls 10 y está cerrado; abrirían a las 11 am. Un señor de unos 80 años de edad, con aspecto desalineado e indigente se acercó hablando en islandés, a lo que hico una expresión: “turista” y se fue hacia la puerta de entrada del edificio, me pareció que andaba en busca protección, comida o un baño. En fin. En menos de un minuto me llamó con voz fuerte para decirme que las puertas de entrada al museo estaban abiertas. Efectivamente, así era. El hombre grande, con enrome barba y melena se adentró en el museo; yo me quedé en la recepción. La tienda a un lado abierta, las salas de exhibición también abiertas, el escritorio de recepción con cientos de pequeños productos sin ninguna protección. El lugar no estaba cuidado por nadie. Esperé como diez minutos pero nadie apareció. Así que me fui a la Biblioteca Nacional. Así de confiados, digamos, gentil nobleza, y no irresponsable inocencia, es lo que marca las relaciones humanas en esta pequeña isla del Pacífico del Norte, donde se cruzan y dividen las placas teutónicas de los continentes americano y IMG_4220.

Islandia realmente logró cambiar mi estado mental y perspectiva sobre la educación en el mundo. De ser un motivo de curiosidad, junto con países nórdicos como Noruega, Dinamarca y Suecia, y teniendo una sociedad muy avanzada en tenemos de seguridad social, bienestar económico, seguridad física, ausencia de ejército, igualdad sobre todo en la géneros, democracia y transparencia entre otras virtudes, ¿porqué no destaca en las pruebas PISA y otras similares? Trataré de dar la respuesta próximamente en un segundo volumen, en ciernes, del libro sobre el Aprendizaje en el mundo de hoy. El primer tomo de esta obra (ya en impresión) estará publicado en las próximas semanas. El segundo en los próximos meses. Pero déjenme adelantar que Islandia me rompió esquemas y expectativas. Y estos en el proceso de reconciliar datos con nuevas observaciones.

El cerebro, las escuelas y la política educativa

El cerebro, las escuelas y la política educativa

Por Eduardo Andere M.

Les comparto mi artículo que también se publicó hoy en el portal: educacionfutura

A mis seguidores de WordPress les mando un link de un página electrónica académica que relaciona al Cerebro, la mente y el aprendizaje, espero que sea de su interés: http://www.cicero.fi/about-cicero.html

¿Cuál es la mejor escuela para mis hijos? Con frecuencia en mi bandeja digital o al final de mis conferencias algunos papás me preguntan sobre ésta o aquélla escuela; si es mejor una escuela tradicional o progresista, etc. La verdad es que no existe “la mejor escuela.”

Gracias a los avances de la neuroeducación hoy sabemos que la mejor escuela es el hogar. Niños pobres, abandonados, con tensión tóxica (permanente) o sujetos a negligencia muestran, en las imágenes, cerebros dañados. Por el contrario, infantes y niños que viven un ambiente cordial, relajado, emocional y cognitivamente rico en casa, muestran cerebros sanos, neurológicamente activos. Estos cerebros, a partir de un ambiente positivo y colaborativo en casa, son ejemplo de una entonación o sinergia virtuosa de las neuronas: neuronas que se disparan juntas se quedan juntas. Lo que un ambiente de esta naturaleza ofrece en el hogar son los cimientos para una vida socialmente positiva, cognitivamente abierta y emocionalmente equilibrada. En general, estos son los niños ideales para enseñar y aprender.

Este conocimiento derivado de las ciencias del cerebro y la mente, o del desarrollo infantil, es corroborado por la economía y la sociología de la educación que sostienen que lo que pasa en casa, desde el punto de vista socioeconómico y cultural, es más importante que lo que pasa en la escuela para explicar la diferencia en el desempeño académico de los niños y jóvenes.

Entonces el hogar es más importante. Dicho eso, la sociedad y la escuela, aunque en menor escala, son importantes también.

Los niños que del hogar llegan a la escuela con cerebros serenos, acostumbrados a un ambiente seguro y relajado, si encuentran en la escuela un ambiente similar, tendrán el mejor espacio para potenciar su desarrollo. Y los cerebros que provienen de ambientes tensos y difíciles, más impotentes serán si llegan a un ambiente social y escolar, tenso e inseguro; se potenciará su subdesarrollo cerebral.

De ahí que la escuela del siglo XXI heredada del siglo XX no tenga casi nada que ver con la escuela de la era de la neuroeducación. Desde los primeros maestros de occidente, los sofistas, hasta las primeras escuelas grecolatinas, el énfasis escolar ha sido el desarrollo cognitivo, a cualquier costo: “la letra con sangre entra”. La versión moderna de esta sentencia es el frenesí por las pruebas estandarizadas de alto impacto pero sobre todo los esquemas de rendición de cuentas; léase, evaluación de maestros atada a los resultados de sus alumnos. No se trata de decir no a las pruebas, se trata de que las pruebas y uso de sus resultados, estén entonados con las ciencias del desarrollo cerebral y humano.

Las escuelas formadoras de maestros en el mundo, excepto, quizá, las de Finlandia, están en crisis. Los maestros no quieren ser maestros: mal capacitados, mal pagados, mal apreciados y, todo el tiempo, examinados; no suena como a un buen trabajo y menos a un proyecto de vida. Así, ¿quién quiere ser maestro? Necesitamos urgentemente cambiar tanto la formación de maestros como el concepto de escuela.

Un detalle simple: la evidencia neurológica se abulta para sugerir que el arte y su enseñanza y el aprendizaje en movimiento, es decir, niños que practican moviéndose, aumentan la cognición y el aprendizaje de la geometría y las matemáticas; además de que producen con más facilidad los químicos o el coctel de la felicidad: oxitocinas, endorfinas, dopaminas y serotoninas; que son esenciales para la motivación desde la casa hasta la vida.

¿Qué significa esto para la política educativa? Más horas de matemáticas a costa del arte puede ser perverso. Regalar iPads o tabletas, ciertamente aumenta algunos químicos de la felicidad como los que producen euforia y satisfacción; sensación de recompensa. El problema es que para mantener a los niños felices, así, necesitamos darles a cada rato una mejor tableta. No, lo que realmente ayudaría es repensar por completo la atracción, formación y retribución de la carrera docente y reinventar a la escuela.

Las escuelas no deben verse más como recintos donde se enseña por horas a cerebros naturalmente desinhibidos a ser inhibidos—lo cual es una aburrición para niños y maestros—sino como espacios donde se desarrollan cerebros.

Actualmente las escuelas son fábricas de inhibición, obstaculizadoras de la creatividad y la sabiduría; debemos convertirlas en verdaderos laboratorios humanos de desarrollo cerebral. ¿Qué tipo de profesionales necesitamos para esa desafío? ¿Qué les ofreceremos a cambio? Bueno, para empezar un salario digno, pero más importante, un ambiente profesional y un proyecto de vida.

http://eduardoandere.net

La McDonaldización de la educación y la globalidad

 La Mcdonaldización de la educación y la globalidad: el caso de Islandia

IMG_4532

Por Eduardo Andere M.

¿Qué significa la globalización en la educación? El sociólogo George Ritzer acuñó esta expresión (McDonaldization). Con la chispa de genio metafórico Ritzer resumió el contenido conceptual de los efectos culturales de la globalización[1]. Si antes vestíamos de una manera y ahora lo hacemos con tenis, t-shirts y bluyín, estamos culturalmente Mcdonaldizados. Si antes comíamos tacos de carnitas con guacamole de molcajete, y ahora comemos en Taco Bell, estamos McDonaldizados. Si antes veíamos las películas de Cantinflas o Pedro Infante y ahora vemos Dr. House y Criminal Minds, estamos McDonaldizados. Si antes los niños no presentaban pruebas estandarizadas externas y ahora lo hacen (como Enlace (o como se le denomine en el futuro), Excale, Exani, PISA, TIMSS o PIRLS, y ahora lo hacemos, estamos McDonaldizados. Si antes evaluábamos a los maestros de manera holística o no lo hacíamos y ahora lo hacemos con base en los resultados de sus alumnos, estamos McDonaldizados. Si antes jugábamos en la calle a patear el bote, a las escondidas, o una cascarita, y ahora jugamos con los teléfonos digitales, estamos McDonaldizados. Entonces, maestra, maestro; mamá, papá, ¿estás McDonaldizada(o)?

IMG_4475

Estar Mcdonaldizado o globalizado significa estar culturalmente suplantado.

¿Es eso bueno o malo? Depende.

No todo en la cultura personal o local, es bueno, pero tampoco es malo. Por ejemplo, discriminar por sexo, raza, ingreso, religión o riqueza, es malo; en estos casos una intervención cultural, a través de la globalización, la persuasión o la negociación, inclusive, el derecho, o la política es bueno. En el caso contrario, educar de manera holística, integral, inclusiva, acompañando la ontogenia del cerebro de los niños, pero también su “sociogenia” de acuerdo con el contexto, valores familiares, y sabores locales, es muy valioso y debe resistir las infiltraciones externas.

Si una sociedad o cultura posee un buen equilibrio entre cooperar y competir sanamente, pero es infiltrada por competencia y ambición, “no matter what”, no sólo somos testigos de una perniciosa y perversa invasión global, sino de un aniquilamiento de los químicos de la simpatía, la bondad y la compasión. Vamos, estamos matando al cerebro feliz residente en cada uno de nosotros. Sí, ganar es bueno; pero ganar siempre; significa que el otro perderá siempre; y esto, hasta en negociación es un pésimo resultado: un buen negociador sabe que si siempre gana y se traga el excedente o superávit del consumidor (así lo dirían los economistas), o simplemente, abusa de la inocencia o ignorancia de la contraparte, es el peor resultado posible en el largo plazo. Por tanto, el justo medio es la mejor receta. A veces la balanza estará cargada para un lado otras veces para el otro; el secreto es saber ¿cuándo cargarse para un lado o cuándo para el otro? Si en contextos de negociación a la contraparte le dejo una sensación de logro y relajación, le negociador querrá negociar conmigo en el futuro; si hago lo contrario; se esforzará por ganarme a la buena o la mala. Esto lo vemos con mucha facilidad con ejemplos cotidianos. Si en una fila, un semáforo, o un congestionamiento, le “doy su lugar” a otra persona y la dejo pasar primero, en la primera oportunidad que la otra persona tenga, hará lo mismo conmigo. Más que llamarse caballerosidad esto se llama reciprocidad. Es algo que le gusta al cerebro; empezando por el cerebro de los bebés: si le sonrió a un bebé, mis neuronas de la afabilidad y la serenidad serán transmitidas y el replicará con las mismas expresiones. Por el contrario si yo frunzo el ceño el bebé reaccionará tenso. La tensión solo es buena es ciertas condiciones específicas, como estado de alerta; pero no como un modus vivendi.

IMG_4573
Regresando a la ruta principal, los islandeses, bueno, algunos de ellos, están contentos de que no existan ni McDonalds ni Starbucks en Islandia. En su lugar existen sus propias cadenas de hamburguesas y cafeterías.

En educación, la OCDE, a través de la prueba PISA, está McDonaldizando al mundo; ¿cómo? Bueno, no con la prueba en sí, sino con el análisis de los resultados de las pruebas, o peor aún, con la lista de recomendaciones para reformar los sistemas educativos del mundo. Y aunque los directivos y analistas de la OCDE dicen que no influyen y que no ofrecen recetas, es como el compadre de la familia que le dice a los papás, “no me meto, pero en mi opinión deberías hacer esto…”

El análisis comparado de la educación en Islandia es excelente para probar la hipótesis de economía política y educación internacional sobre una posible McDonaldización de le educación. Será difícil encontrar un país en el mundo tan aislado y parroquial y a la vez tan cohesivo como esta pequeña y a la vez gran nación de 300 mil habitantes. Así como en el caso de Finlandia busqué la escuela más alejada y más aislada del corazón de la política educativa para comprobar o rechazar la hipótesis de la calidad educativa, ahora seleccioné a Islandia, para comprobar o rechazar la hipótesis de la globalización y sus efectos.

IMG_4331Esta historia continuará.

[1] (Para leer más sobre el tema sugiero mi libro “La cultura del aprendizaje: hogar y escuela del siglo XXI”)

Criterios mínimos para aceptación de comentarios en Blog del Dr. Eduardo Andere M.

cropped-dscn1172.jpgEstimadas y estimados seguidores y lectores:

He recibido varios comentarios sobre diferentes artículos de mi BLOG [La palabra es construida a partir de la comunicación en la Red (Internet) probablemente tomada de Weblog y derivada a su vez de logbook o libro de bitácora (Wikipedia y Wiktionary)].

Algunos de los comentarios los he aprobado y otros no. Con el propósito de mantener un nivel de comunicación lo más académico posible, he decidido incluir algunos criterios de publicación de comentarios.

He revisado algunos otros “blogs” y sus políticas mínimas de aceptación de comentarios para darme una idea de mejores prácticas y estándares.

Para que sus comentarios sean aprobados para publicación utilizaré dos criterios mínimos: 1) la persona que hace el comentario debe identificarse plenamente (nombre completo, afiliación completa y formación o actividad); 2) los errores de dedo y ortográficos serán corregidos en la medida de lo posible sin cambiar la redacción.

Con el tiempo y la experiencia se podrán ampliar las políticas o criterios de aceptación de comentarios.

Atentamente

Dr. Eduardo Andere M.