¿Desparecen las universidades? Will the universities disappear?

Las solicitudes para ingresar a las universidades en EEUU están en niveles récord La pandemia del Coronavirus desató otra pandemia, la digital. Por algunos momentos el mundo de la educación llegó a elucubrar sobre un futuro total o mayoritariamente digital para las escuelas y las universidades. El devenir mostró que no es así. Así como el cerebro hambriento alampa por comida, el cerebro solitario alampa por compañía. Algunas universidades famosas como el sistema de la Universidad de California, el Colegio de Boston y la Universidad Tufts, mostraron nuevos records en solicitudes de admisión para el 2022. Esta es una enrome lección. Las opciones híbrida y a distancia funcionan bien en dos escenarios: emergencia y complemento. Emergencia como el Coronavirus y complemento para reforzar lecciones e interacciones cara a cara, pero nunca como sustituto. La evidencia es abrumadora (Andere 2022, por publicarse). Quienes piensan que la distancia puede sustituir a la presencialidad, simplemente consideren la diferencia de saborear un helado real, con los cinco sentidos, o saborearlo en la pantalla con uno o dos sentidos. El peligro con las soluciones a distancia es que podrían segregar más a la población al convertir a la educación presencial en un lujo. A propósito, la vida en las calles y en los edificios en Boston, parece regresar a la normalidad; las máscaras solo se usan en el transporte público.