Maestros mexicanos: ¿ganan mucho o poco?

Minientrada

Maestros mexicanos: ¿ganan mucho o poco?

Por Eduardo Andere M.

Los maestros están de moda. Son tema de la agenda pública, de la pantalla grande, de la chica, de las organizaciones internacionales, de los medios, de los papás y de la opinión pública. Hay malos maestros y buenos maestros. Por cada mal maestro hay cientos de buenos maestros. No creo que podamos decir lo mismo de los políticos y gobernantes. En fin.

¿Qué dice la evidencia?

Education UN HDR 2007 2008

En el mapa de la educación comparada mundial, un maestro mexicano de primaria percibe en promedio 19 590 dólares (2011), contra 38, 136 del maestro promedio de la OCDE, 37, 886 de un maestro de Finlandia, o 16, 506 de un maestro de Polonia. El maestro mexicano de secundaria percibe 24,910 dólares contra 39, 934 de un maestro de la OCDE, 40, 917 de un maestro de Finlandia, 23, 623 de un maestro chileno y 12, 306 de un maestro de Estonia. Claro que los dólares percibidos en México quizá puedan comprar más que los dólares percibidos en Finlandia y menos que los dólares percibidos en Indonesia. Entonces, para poder comparar las percepciones nominales por lo que realmente se puede adquirir con cada dólar, los economistas han discernido un índice o paridad de poder de compra que permite hacer comparaciones un poco más adecuadas con los niveles de vida de cada país.

Para simplificar, a esos nuevos dólares los llamaremos dólares internacionales. Con este DI los ingresos de los maestros de primaria en el nivel más alto de carrera son: México, 32, 136, OCDE, 45, 601, Finlandia, 40, 160, Hungría, 17, 497 y República Eslovaca 13, 864. Las diferencias entre México y Finlandia y la OCDE se acercan mucho. Ahora, con estos mismos criterios, un maestro de secundaria mexicano gana 40, 886 dólares, casi igual que un maestro de Noruega (quizá el país más rico del mundo en términos de ahorro per cápita) que percibe 41, 055 DI o que un maestro de Finlandia que ingresa 43, 372 DI, o que uno promedio de la OCDE que percibe 48, 177. Claro que este maestro mexicano está muy lejos de los superricos maestros de Luxemburgo que ganan 125 962 DI o de los superpobres de la República Eslovaca que perciben 13, 864.

Pero no todos los maestros trabajan lo mismo; y no es lo mismo estar en el escritorio de Vasconcelos, que lidiar por horas con un conjunto de cerebros con funciones ejecutivas inmaduras y ansiedades a todo lo que da. ¿Qué es algo más complejo que un cerebro humano? Un salón de clases con 30 cerebros inmaduros.

Bueno, en este tenor, un indicador apropiado sería el sueldo de los maestros por hora efectiva frente a grupo. Afortunadamente la OCDE nos ofrece también estas cifras. El salario de un maestro mexicano de primaria por hora frente a grupo es de 24 dólares, contra 115 de Luxemburgo, 76 de Canadá, 56 de Finlandia, 42 de Estados Unidos, 49 de la OCDE, 27 de Argentina, 21 de Chile, 15 de la República Eslovaca y 2 de Indonesia. Un maestro de secundaria frente a grupo percibe en promedio por hora 24 dólares, contra 135 de Luxemburgo, 78 de Corea, 69 de Finlandia, 58 de la OCDE, 43 de Estados Unidos, 22 de Hungría, 20 de Chile, 12 de Argentina y 3 de Indonesia. Una comparación directa con este indicador es difícil porque tendríamos que estandarizar o controlar las cifras, ya sea por el numero total de clases de cada maestro por nivel, o por el número total de horas contratadas, y horas efectivas de clase. Además, no es lo mismo una hora de clase para un grupo de 20 alumnos que para un grupo de 40; o un salón completamente ataviado con todos los artilugios modernos, luz y silencio, a un salón de clases destartalado. Por eso la ciencia de la comparación educativa, como la comparación en otras áreas de estudio en las áreas o disciplinas sociales, tiene mucho bemoles.

¿A qué ritmo comparado crecieron los salarios de los maestros en el mundo en la primera década del siglo XXI? En primaria los salarios de los maestros mexicanos aumentaron en alrededor del 12% en términos reales, cuando en la República Checa aumentaron más del 100%, en Estonia más del 60%, en la OCDE 20%, en Finlandia 19%, en España el 6%, en tanto que en Francia y Japón decrecieron cerca del 10%. En secundaria se observa el mismo crecimiento para México, contra uno de 16% para la OCDE, 60% para Estonia, 9% para Finlandia, 3% para Estados Unidos y casi menos 10% para Francia y Japón. A pesar de ello Japón, por ejemplo, que empezó bien la década en números PISA, se cayó fuertemente a la mitad, y recuperó para colocarse en la parte más alta de los resultados en el 2012.

¿Es mucho o poco lo que perciben los maestros en relación con otras profesiones o con el ingreso promedio de la población? La respuesta a esta pregunta se desprende del sueldo del maestro de secundaria con relación el Producto Interno Bruto per cápita de la población. El más alto de la OCDE es Corea con 1.82 (es decir los maestros de Corea del Sur ganan casi el doble que el ingreso promedio de los coreanos). Le siguen los mexicanos con 1.78, y, entre otros, los españoles con 1.58, los maestros de la OCDE y de Luxemburgo con 1.24, los finlandeses con 1.21 y los polacos, checos y estonianos con 0.98, 0.87 y 0.68 respectivamente por debajo del PIB/cápita. Esta es un indicador de apreciación social relativa.

Haga usted cuentas. El secretario de educación pública federal, con o sin antigüedad, percibe anualmente (2013) 3,313,792 pesos; el subsecretario de educación básica federal 3,146,311. En cambio un maestro de grupo de primaria percibe 169, 637, es decir, 19.5 veces menos que el secretario y 18.5 que el subsecretario. Estas diferencias por supuesto que no toman en cuenta prestaciones especiales como asistentes, comedores, viáticos, automóviles, choferes, gastos de representación, oficinas de lujos, equipo tecnológico de frontera, celulares, y hasta secretarios particulares y privados, etc. Esta es una medida de que los secretarios y subsecretarios son socialmente superapreciados.

Entonces, ¿ganan mucho o poco los maestros mexicanos?

 

El autor es profesor investigador visitante de la Universidad de Nueva York http://eduardoandere.net

Educación comparada, comunidades virtuales y lecciones del cerebro cognitivo-emocional

Minientrada

Por: Eduardo Andere Martínez

l6_med

Uno de los tópicos más debatidos en las agendas mundiales de política y de políticas públicas es la educación. Correcta o incorrectamente, la educación es percibida como: palanca crucial para el desarrollo, derecho humano, sobre todo de los niños y jóvenes, y medio para salir de la pobreza, la corrupción y otras enfermedades sociales. No se debate si debe o no impartirse y promoverse la educación, sino ¿cuál es la mejor forma de educar a los niños y jóvenes? ¿Con qué perfil de maestro? ¿Con qué metodología? ¿Con qué pedagogía? ¿Con qué tipo o tipos de ambiente de aprendizaje? ¿Con qué currículo?
Estas respuestas no se pueden encontrar mirando desde adentro hacia adentro en un mismo sistema educativo. Es en este terreno donde la educación comparada, analizada contextual y culturalmente, puede ofrecer un menú de ideas, políticas, procesos y prácticas educativas que a veces viajan, para aprender, reflexionar e importar adecuadamente aquello que es adaptable a los condiciones locales, contextuales, culturales e institucionales de cada sistema.
De ahí la importancia de conocer otros sistemas educativos, no exclusivamente en el libro de las estadísticas–amasandería de la información–sino en el terreno de las decisiones, de las vivencias, de las escuelas y sus ambientes y contextos de aprendizaje, en países, regiones o localidades de alto desempeño educativo.
Desde hace diez años he visitado alrededor de 50 sistemas educativos en 21 países. Ahi he aprendido de voz de cientos de maestros y directivos, las condiciones de aprendizaje y enseñanza tal y como se muestra en las primeras dos décadas del siglo XXI.
Desde el año 2004 seleccioné a Finlandia como el país de referencia para la educación mundial preuniversitaria. Es un país fascinante con una estructura y cultura educativa singular.
Ha sido el país seleccionado por expertos y observadores como el ejemplo a seguir para    inspirar e importar, con la apropiada traducción cultural, las políticas, los procesos, las filosofías de los maestros, y los ambientes de aprendizaje.
Ahora estoy en el proceso de actualizar mis hallazgos anteriores no sólo endógenamente sino a la luz de los conocimientos adquiridos en la ciencia del aprendizaje y su conexión con las políticas públicas en los últimos diez años.
En unos meses más publicaré una obra con los resultados y las observaciones de los cinco primeros países o sistemas educativos en esta nueva incursión.
En este periplo de 2013-2014 incluiré países con realidades tan diferentes como Finlandia,  joya de la corona y relatado en varias publicaciones desde 2007, 2010, y 2014; Suiza (estudiado en 2004); Flandes (estudiado en el contexto de Bélgica) en el 2004 y 2006; Los Países Bajos, sistema fascinante y nuevo objeto de análisis; NY, rompe-paradigmas y punta de lanza en la incorporación de nuevas ideas a las políticas públicas de la educación; y Chile enigma y marca de la educación latinoamericana continental. México será un tema constante en cada uno de los volúmenes de la serie.
La comparación entre Chile y México es extraordinaria, no solo por la cercanía cultural y regional, sino porque a pesar de sus diferentes políticas y procesos, han obtenido más o menos los mismos bajos resultados educativos medidos por PISA, aunque parece que Chile empieza a despuntar también en educación. El resto de los países de América Latina, que han participado en la prueba PISA, excepto por Costa Rica, muestra resultados todavía más bajos que Chile y México.
La idea es que con estas nuevas publicaciones, y los libros iniciales sobre Finlandia, La Mejor Educación en Mundo y el Poder de PISA (http://eduardoandere.net/publicaciones/libros.html) podamos iluminar e inspirar nuestros quehaceres educativos y de aprendizaje.
Muchos de ustedes (cerca de 300) escucharon y vieron de manera gratuita o con un descuento sustancial las conferencias/curso colocadas en la plataforma Udemy la semana pasada. Algunos de ustedes no lo han hecho así y las ventanas de dicha oportunidad se han cerrado a partir de Udemy. Sin embargo, tenemos una incentivo especial. A las diez primeras personas, dentro de la república mexicana, que se inscriban al curso, con la tarifa completa desplegada en Udemy, recibirán de manera gratuita el libro del Dr. Andere: ¿Cómo es la mejor educación en el mundo? con todo y envío por mensajería.
Los ganadores de este estímulo serán las primeras diez personas que se inscriban al curso en este enlace, según sean reportadas por el portal Udemy. Serán contactados a través del mismo portal para solicitarles sus datos de envío. En caso de que una persona inscrita no tenga domicilio dentro de México, podrá recibir el libro de manera gratuita cubriendo el costo de envío a su país de residencia.
Estoy intentando un nuevo medio de acercamiento con tantas personas en el mundo de habla hispana ansiosas por aprender lo que funciona y no funciona en otras latitudes. Son esquemas de comunicación que surgen a partir de una nueva realidad tecnológica que apenas empezamos a utilizar para esparcir conocimiento y generar comunidad a través de la palabra.
Acepto “que la palabra es un medio poderoso de comunicación pero es más poderoso lo que se comunica sin palabra”.
Parafraseo al  emérito Profesor Emerson (personificado por el legendario Tom Skerritt) de la película At MiddletonAt_Middleton_2013_Poster, una historia de amor diferente, adulta, a veces demasiado humana, que relata a modo de  oxímoron la vida separada y continua de jóvenes y adultos; y la exquisita pero a veces tremendamente compleja relación entre el cerebro cognitivo y el cerebro emocional que algunos nuevos autores presentan como un cerebro integrado (Luisa Pessoa “The cognitive-emotional Brain, MIT, 2013) impresionantemente difícil de discernir. Por ello los seres humanos nos equivocamos tanto, porque no importa cuánta capacidad de análisis y función ejecutiva despleguemos, siempre hay un cerebro emocional, con millones de años de mayor de evolución, que obnubila al grado de embelesar al lóbulo frontal de la corteza cerebral.
En un momento sobresaliente el sabio profesor Emerson increpa, con serenidad, a la cognitivamente brillante student-to-be Audrey (personificada por Taissa Farmiga) quien a pesar de su genial acumulación de datos, adolecía de una profunda deshinibición cognitiva, que la llevó a recibir el rechazo académico de su añorado mentor intelectual. Ante la insistencia insolente de Audrey, Emerson le responde con algo como: “Cálmate, existe una línea muy delgada entre la ambición y la obsesión”. Dicho eso, Emerson se retira de esta digresión y la historia regresar al desenlace de su ruta principal.