El conocimiento acumulado contra las ideas prácticas.

Columna del Dr. Eduardo Andere M., el día de hoy en el periódico Reforma, intitulada “Nueva escuela para el siglo XXI” trata sobre tres temas: 1) cuestionamiento de lo que significa ser experto o tener mucho conocimiento en nuestros días; 2) la carrera entre los cambios de la sociedad y los cambios de la educación; 3) las características esenciales de la escuela y la universidad en el futuro.Columna EAM Reforma Mayo 25 18

Las cosas buenas de México

En épocas de elecciones se dicen muchas cosas malas del país, región o localidad en cuestión. En este proceso electoral hemos escuchado muchas cosas negativas en México. Pero hay más cosas positivas que negativas. Una nota optimista para México. Vista de México con Lago de Joahann Moritz Rugendas (Museo Orizaba)

  1. Hay muchas más buenas escuelas que escuelas no buenas. Existen escuelas públicas de calidad mundial. Por ejemplo, la Escuela Secundaria Anexa a la Normal Superior (ESANS) en la Ciudad de México, o la Escuela de Bachilleres Ricardo Flores Magón (Oficial B) en Veracruz.
  2. Hay muchos más buenos maestros que maestros no tan buenos. Para ser buen maestro no se necesita pasar las pruebas de evaluación cognitiva, un buen maestro se define en esencia por la persona que uno es y no por lo que uno sabe. Saber no estorba, por supuesto que no, al contrario, ayuda, pero realizar la tarea docente en condiciones difíciles, con grupos complicados, bajos recursos, estudiantes poco motivados y padres de familia alejados de la escuela y su importancia, es mucho más importante, es crucial.
  3. Tenemos muchas buenas empresas, innovadoras y con responsabilidad social. El día 16 de mayo de 2018, el Banco Mundial publicó en un Blog un artículo en el que destaca a dos empresas mexicanas, una en Yucatán y otra en Michoacán, por la instalación y producción de energía con base en sistemas de Digestión Anaeróbica (DA). Una de estas empresas, NOPALIMEX, es, en palabras del Banco Mundial “la primera planta DA en el mundo que utiliza el desperdicio del cactus como una fuente de biomasa para la producción de biogas.”
  4. En México la familia es la unidad más importante de organización social. No existirán los sistemas gubernamentales de bienestar social de países más avanzados, pero la red de apoyo familiar, permite que los mexicanos sorteen con menos costo los desafíos que pueden ocasionar la pobreza, la vejez o la enfermedad.
  5. En México ha existido ahora por casi dos décadas estabilidad monetaria. La autonomía del Banco de México, la única institución realmente autónoma del país, le ha arrebatado al Ejecutivo Federal la utilización de la Banca Central como caja chica.
  6. De los 1073 sitios, culturales, naturales o mixtos, enlistatos como Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO, México tiene 34, ocupando el séptimo lugar  mundial.
  7. Según World Atlas, México es uno de los países (el onceavo) con la mayor megadiversidad (número total de especies con un porcentaje significativo de especies endémicas) mundial.
  8. A pesar de todos sus problemas, el número de turistas que ingresan a México al año no solo es masivo sino que crece rápidamente. Según la Organización Mundial de Turismo, el número de turistas que ingresaron en el año 2012 fue de 76, 749, 000; para el año 2016 ese número ascendió a 94, 853, 000.
  9. Según la revista National Geographic, México ocupa el cuarto lugar mundial como destino gastronómico.
  10. Finalmente, México es hospitalario: ¡Mi casa es su casa! En México no se odia a los extranjeros.

Los candidatos y la educación

La educación es lo que menos importa a los candidatos. Lo importante ahorita es ganar las elecciones. La elección es la flor imperial del póquer político. Para ganarla los políticos harán lo que sea. Desde campañas manipuladoras en sus mensajes públicos hasta arreglos abiertos o subrepticios. En el mundo de las elecciones todos los políticos son realistas. En este sentido es preciso recordar la esencia del pensamiento de Maquiavelo contenida en el capítulo 15 de su obra máxima “El Príncipe”. Ahí, Maquiavelo dice, en esencia, que el príncipe que quiera mantenerse como tal debe aprender a no hacer lo debido, correcto o bueno de acuerdo con las circunstancias. Así que todavía faltan muchas cosas que ver y no ver en la Alta Política, antes de saber lo que pasará con la educación en la Baja Política.

La lucha por la silla presidencial será cruenta como son todos los juegos de suma cero. Lo que uno gana el otro lo pierde. En la democracia, a diferencia de formas impuestas de poder, la única herramienta válida es la persuasión. Otras herramientas de naturaleza sinuosa serán utilizadas por los candidatos bajo la máxima de Maquiavelo, pero ocultadas detrás de un velo de virtud y democracia.

Estos príncipes o candidatos a príncipes son astutos y saben que la democracia se mezcla con la ignorancia a través de un elemento que facilita la solubilidad, este es, la mercadotecnia. Es decir, la envoltura es más importante que el regalo. Hasta el día de hoy, lo único que tenemos de los tres candidatos más sobresalientes, son envolturas.

En la democracia, el antídoto para la simulación de la envoltura es lo contrario a la ignorancia, es decir, conocimiento, no necesariamente educación. Un elector conocedor sabe distinguir entre la envoltura y lo envuelto; sabe leer entre líneas.

Los tres candidatos más conspicuos han envuelto a la educación. Anaya ha mencionado que revisará la reforma educativa, López Obrador que la anulará para realizar una verdadera o auténtica reforma educativa y ha dicho que designará a Estaban Moctezuma como titular de la SEP, y Meade que la consolidará. Ninguno de los tres ha dado los detalles de su revisión, abrogación o consolidación.

En todo caso, la discusión sustancial en materia educativa surgirá en el período que ocurre entre la designación del presidente electo y la toma de posesión en diciembre de 2018.

Sin afán de hacer predicciones, “especialmente cuando se trata del futuro”, y asumiendo que ningún ganador decida un modelo educativo drásticamente diferente a lo que marca la ciencia y la práctica educativa internacional, ¿qué es lo que el candidato una vez electo, podría cambiar?

Para responder lo anterior dividiré a la reforma educativa en dos grandes capítulos, las instituciones y la pedagogía. En las instituciones se ubican las reglas o arreglos que definen el sistema centralizado o descentralizado, la evaluación educativa y magisterial y el financiamiento a la educación. En la pedagogía ubicaría a los currículos y ambientes de aprendizaje. La reforma educativa actual es centralizadora en lo institucional y está orientada al aprendizaje en lo pedagógico, al menos en la retórica. La centralización podría cambiarse; la orientación al aprendizaje es imposible de cambiar, porque no sólo responde a hallazgos de investigación, sino que va de la mano con las formas naturales y socio-ambientales del aprendizaje de niños y jóvenes.

escuela_rotaokRegresar a una pedagogía centrada en la enseñanza sería retroceder 100 años. Por tanto, lo que el cambio más radical haría en la educación es descentralizar la política y evaluación educativas. Estos cambios no trastornarían a la pedagogía en el aula y en el hogar. Los maestros y padres de familia podrían seguir aplicando el mismo enfoque de aprendizaje con una SEP nacional o 32 SEP estatales; con un INEE nacional o 32 estatales. Quizá, en mi opinión, es tiempo de cambiar los arreglos centralizadores centenarios por un andamiaje mucho más descentralizado, con escuelas y libros de texto menos estandarizados, con un esquema completamente nuevo de atracción y formación magisterial y con un desarrollo educativo y escolar mucho más contextual. Por supuesto que para cambiar los resultados educativos antes o en tándem deben resolverse otros problemas estructurales como pobreza, desigualdad y corrupción.

 

Seminario: Nuevo modelo educativo. Retos para el aprendizaje

Últimos tres días con 40% de descuento por inscripción anticipada.

Imagen de Seminario Puebla Dic 16 17

Los temas: Los cambios de paradigma y la esencia de la pedagogía en la escuela. ¿Cómo cambiar ambientes de aprendizaje para aprender? Aprendizaje, conductismo y humanismo en el nuevo currículo mexicano. Currículo y pedagogía a profundidad. Los enfoques pedagógicos del siglo XXI.

El Seminario Ejecutivo completo: AQUI

Fechas: 16 y 17 de febrero, 2018. Lugar: Puebla, Puebla.

Registro: AQUI (Promotor y más informes: Viridiana Oseguera S. Programa: Seminario del Nuevo Modelo Educativo).

Seminario: Nuevo modelo educativo: retos para el aprendizaje ideal

Imagen de Seminario Puebla Dic 16 17Los temas del seminario:

  1. Los cambios de paradigma y la esencia de la pedagogía en la escuela
  2. ¿Cómo cambiar ambientes de aprendizaje para aprender?
  3. Aprendizaje, conductismo y humanismo en el nuevo currículo mexicano
  4. Currículo y pedagogía a profundidad
  5. Los enfoques pedagógicos del siglo XXI

El Seminario Ejecutivo completo: AQUI

Fechas: 16 y 17 de febrero, 2018

Lugar: Puebla, Puebla

Primer Costo Reducido (Early Bird): Hasta el 31 de diciembre de 2017

Registro: AQUI (Promotor y más informes: Viridiana Osegera S. Programa: Seminario del Nuevo Modelo Educativo).

Un día cotidiano en la Ciudad de Nueva York

Un día en NYC

Es un día normal de los que la humanidad entera vive en el siglo XXI, en diferentes contextos. No dejo de pensar en las víctimas y horrores de los sismos de México y de la matanza de Las Vegas. Unos ocasionados por actos de la Naturaleza y otros por la maldad de un hombre. Hay una especie de histeria colectiva, que de alguna manera es parte de la vida diaria.

En una de mis tantas rutinas y de tanto shuttle o vaivén entre la Ciudad de México y la Ciudad de Nueva York (NYC), estoy sentado en el segundo vagón del tren LIRR entre la estación Jamaica (cercana al aeropuerto JFK) y la estación Penn en el mero corazón de Manhattan (uno de los cinco distritos de NYC). El tren se detiene a unos dos minutos después de partir de la plataforma. Por el momento nada es inusual. Con frecuencia sucede eso. Mientras tanto, yo sigo concentrado con el devenir del día. Unos minutos después el maquinista dice algo así: “Todos los policías a bordo del tren por favor vengan al primer vagón”. En ese momento el maquinista despertó la atención de todos. Algunos de los pasajeros a mi alrededor empezaron con onomatopeyas. Otros con, “no otra vez”; “y ¿ahora qué?”; “Shit”. No había nada qué hacer, pero esperar. La adrenalina se activó. En cuestión de segundos empezaron a brotar policías no uniformados con paso acelerado a través de los vagones hacia el frente del tren. Fluían uno tras otro, jóvenes y no tan jóvenes, mujeres y hombres, blancos y de color. Por la forma que estaban vestidos uno juraría que eran pasajeros. La amígdala, es decir, el centro neuronal del cerebro donde se activan las señales de alarma para “huir, atacar o pasmar” se activó inmediatamente en mí y el resto de los pasajeros. Pero sin alternativas. Así que todos nos quedamos sentados esperando noticias, sin movernos, observando a través de las puertas que unen vagones. La decena de policías que corrieron al primer vagón obstruían la visión de la acción. La falta de opciones apaciguó mi amígdala y la de los demás. Es algo raro.

Como a los 5 minutos uno de los policías regresó con paso firme del primer vagón y cuando pasaba dijo, “a crazy guy“. Esa fue toda la información. Esperamos unos 10 minutos más entre plataformas. El regreso del policía de alguna manera calmó los ánimos. Minutos después, en el altavoz una voz femenina dijo lo siguiente: “Tenemos que regresar a la estación Jamaica. Sentimos la demora”. Otros 5 minutos y el tren empezó a moverse en reversa. La gente se levantó de sus asientos para salir del tren. Llegamos a la estación y las puertas no se abrieron. Pero justo al principio de la plataforma estaba un grupo de unos 10 policías neoyorquinos uniformados y armados esperando al tren. Ahí estuvimos cinco minutos cuando por mi ventana pasaron los policías con el “crazy guy” (un hombre de alrededor de 35 años de edad, caucásico, con barba y pelo cortos) esposado y flanqueado por dos policías que lo asían por los brazos y otros 10 que los seguían. Hubo cambio de maquinistas. En el tren no se abrieron las puertas para entrar y salir. La gente regresó a sus asientos. Yo no me inmuté. Solo observé y pensé: un día cotidiano.

El resto del día lo ocupé entre caminar y leer. Ahora estoy sentado en el décimo piso de la biblioteca principal de la Universidad de Nueva York. Justo para iniciar más lectura y redacción. Uno de tantos días similares en mi vida, con vista al famoso y popular Parque Washington en Greenwich Village donde nace la Quinta Avenida y cruza la Calle Cuarta. Y a unos minutos de reunirme con la ex-decana de la escuela de cultura, educación y desarrollo humano de la Universidad de Nueva York.

Vista biblioteca NYU Oct 3 17