Reforma educativa de AMLO: Acto 3

La reforma constitucional en materia educativa de AMLO es una obra en varios actos:

Acto 1. La iniciativa: 12 de diciembre de 2018

Acto 2: El memorándum: 16 de abril de 2019

Acto 3: Aprobación Cámara de Diputados: 25 de abril de 2019

Faltan todavía varios actos más.

Me reservo una opinión detallada de la reforma una vez que sea promulgada ya que la iniciativa de la misma fue analizada, con mucho detalle, en mi BLOG y en EducacionFutura. Sin embargo, quiero destacar algunos puntos.

Primero, el tiempo: el recorrido del proceso legislativo de la contrarreforma de AMLO se llevará mucho más tiempo que lo que se llevó el proceso de Peña. A Peña le tomó solamente 72 días la aprobación de su reforma, desde la presentación de la Iniciativa hasta su promulgación, sin la arrasadora mayoría con la que cuenta López Obrador.

Segundo, la ironía: lo que permitió la aprobación en la Cámara de Diputados fue la ruptura del bloque opositor protagonizada por el PRI. El mismo Partido de Peña que tanto promovió y negoció la Reforma Educactiva de Peña, es ahora el que la derrumba. Como seguramente el bloque opositor también se romperá en el Senado, la contrarreforma de AMLO tiene el camino pavimentado para lograr la aprobación del Poder Constituyente Permanente.

Tercero, el juego: somos testigos de un juego político de libro de texto y teoría de juegos. Todas las grandes reformas sectoriales, en este caso, la educativa, se pueden dividir en dos partes: Alta política educativa y Baja política educativa. En la Alta política educativa el juego es de poder. Aqui se dirime una justa por la localización de la toma de decisiones (¿quién decide lo más importante y cómo se distribuyen los recursos?). El juego es en general oculto, sinuoso, con lenguaje político entre los jugadores que reclaman espacios y dinero. En la reforma de Peña, el objetivo fue debilitar a los liderazgos sindicales y centralizar en el Estado la toma de decisiones. En la reforma de AMLO, el objetivo es devolver el poder de negociación y decisión a los representaciones laborales y centralizar en el Gobierno (SEP) la toma de decisiones. Parece ser que la reforma de AMLO podría definirse como un statu quo ex ante; es decir, hasta antes de la reforma de Peña. Con ironía, la reforma de AMLO, se parece más a la reforma de Fox, con un “inee muy disminuido” y con suavidad en las relaciones con la representación laboral. Es en este rubro de la Alta Política Educativa donde encaja el famoso, debatido y criticado Memorándum de AMLO del 16 de abril pasado. El Memorándum pasará a la historia como una aberración jurídica por lo menos en su intención, pero, si destrabó la negoción en menos de 10 días, pasará a la historia como un carta de negociación. El Memorándum si no se ejecuta, no tiene ningún efecto jurídico alguno. Ordenar a los subalternos “[dejar] sin efectos todas las medidas en las que se haya traducido la aplicación de la llamada reforma educativa” sin aquellos la apliquen es letra muerta. Si la orden que manda dejar sin efectos la reforma anterior no se ejecuta, es un memorándum imperfecto o platónico, por así llamarlo. Pero en el lenguaje sinuoso de la política, es una táctica, un bluff o alardeo para provocar un cambio en la conducta de los otros jugadores. Parece que resultó.

Cuarto, ¿y la pedagogía?:  bien gracias. Todavía no sabemos nada en concreto de lo que pasará con el famoso y gran debatido, pero soslayado, modelo educativo de la reforma de Peña. Es decir, qué pasará con  “El modelo Educativo para la educación obligatoria: educar para la libertad y creatividad” donde se contienen los planes y programas de estudio de la educación básica y media superior, todavía vigentes. No sabemos nada de las intenciones de AMLO y Esteban Moctezuma sobre el futuro de la pedagogía y los currículos escolares. No se percibe que a corto plazo se vaya a modificar el Modelo Educativo, que en esencia, es producto de la Baja Política Educativa. Es decir, no se ha quitado ni una sola coma del modelo educativo contenido en miles de páginas. Como lo sostuve en mi artículo sobre la Tomografía de la Iniciativa de AMLO, la gran ironía de todo este juego de dimes y diretes es que al final del día los niños y jóvenes de México serán educados por dos maestros con idelogías totalmente opuestas: AMLO y Peña. Si López Obrador y Mocctezuma deciden cambiar el modelo educativo será una labor titánica, porque eso implica, una vez más, rehacer los planes y programas de estudio, producir nuevos libros de texto y capacitar a los maestros. Será una labor monumental porque además del trabajo técnico, no importa cuándo esté listo el nuevo modelo, si es que se elabora, los niños y jóvenes de México estarán atrapados entre dos modelos, lo que agrega una enorme dificultad pedagógica y presupuestal de transición. Pero este juego, el del modelo educativo, todavía ni empieza.

Reforma educativa: ¿será o no será?

¿Habrá o no habrá nueva reforma educativa? Esa es la pregunta. En mi opinión, al final del camino, tendremos una nueva reforma educativa. Quizá no tan opuesta a la anterior, quizá no tan centralizadora en la SEP, pero habrá reforma.

Entonces, ¿por qué tanto ruido? Bueno, se trata de un “juego” de “Alta Política”. Todas las reformas de gobierno de alto impacto, pueden ser analizadas bajo el modelo de Alta y Baja Política, en este caso, educativa. Le pido prestadas estas expresiones a las relaciones internacionales, y que conspicuamente fueron utilizadas por Kissinger (ex-secretario de Estado en Estados Unidos) para explicar la naturaleza del conflicto en el Medio Oriente en la década los 70 del siglo pasado, y del reparto en las decisiones de poder con relación al mercado petrolero y la OPEP.

Con ese mismo marco de análisis hoy podemos observar, una vez más, un juego de Alta Política Educativa, entre la CNTE, el Gobierno Federal, el Legislativo, el SNTE, y algunos otros entrometidos, como la ex-líder nacional del Sindicato, que a “río revuelto, ganancia  de pescadores”. Las declaraciones de uno y otro lado de la mesa son propias de un juego de póker (amenza y alarde). Se mandan mensajes, afilan navajas y utilizan los medios a su alcance: por el lado de la CNTE, las calles, y a través de las calles a los medios; por el otro lado, las declaraciones, desde el presidente hasta sus alfiles, para influir sobre la opinión pública, una vez más a través de los medios.

Utilizarán, como lo hicieron en el pasado, un lenguaje que parece educativo y hasta pedagógico. Pero su debate no tiene que ver en nada con la educación de la niñez o la juventud de México, sino con su posicionamiento de poder. Al final, se sentarán a la mesa y negociarán; o romperán comunicación y el sistema quedará inestable hasta que vuelvan a sentarse y así ad infinitum. Por ejemplo, uno no podría prever un escenario con posiciones e ideologías más opuestas que la de Peña y la CNTE durante la implementación de la reforma educativa del 2013. Aún así, y después de mucho jaloneo, al final, según lo sugiere la evidencia, como la expongo en mi libro Democracia, Transparencia y Educación, llegaron a varios arregleros que retiraron a la CNTE de las calles y le permitieron a la SEP unos meses de relativa paz para avanzar con la ejecución de la reforma educativa.

Ahora sucede que tenemos tres reformas que están en veremos: 1) La reforma que cancelaría la reforma de Peña y nos llevaría a la educación ex-ante; 2) la reforma del 2013 (de Peña) actualmente vigente; y, 3) la reforma en ciernes de AMLO. Pase lo que pase, al final del día no le sucederá realmente nada a la educación y menos al aprendizaje. ¿Por qué? Porque la educación y el aprendizaje son algo que sucede fuera de la mesa de la Alta Política Educativa; sucede en los hogares mexicanos y en los escritorios y pupitres de las escuelas mexicanas. Es algo que sucede entre papás, alumnos y maestros. Ellos son lo que realmente tienen el poder pedagógico.

Esperemos a que los políticos y los jugadores de poder terminen de jugar para que las aguas se asienten. Mientras tanto, papás, alumnos y maestros, vamos a la escuela porque hay mucho que aprender, entre otras cosas, el lenguaje de los jugadores políticos.

En la Política de Aristóteles ¿es AMLO Pericles?

pericles_pio-clementino_inv269_n2

Busto de Pericles: Imagen de Wikipedia

Aristóteles, en su libro La Política, hace un análisis de las formas correctas y equivocadas de gobierno. En las correctas ubica a la monarquía y a la aristocracia. La mejor forma de gobierno, en todos los casos, según Aristóteles, es la aristocracia, el gobierno de los mejores, y los mejores son los filósofos y los sabios. La monarquía es una forma correcta si el monarca es un hombre sabio, digamos tipo Pericles, aún y cuando su estatura sea controvertida. Sin embargo, los sabios no se interesan por la política y los Pericles son muy escasos.

Entonces, Aristóteles cambia su marco de análisis de las mejores formas de gobierno en un mundo ideal, a las mejores formas de gobierno en un mundo real. Ahí es cuando Aristóteles concluye que la democracia, la oligarquía y la tiranía son formas equivocadas pero realistas.

Después de una lucubración cuidadosa Aristóteles considera que esas tres formas de gobierno son equivocadas, porque en lugar de buscar el interés común, en la democracia, las mayorías verán por su interés; en la oligarquía, los pocos velarán por el suyo y en la tiranía el gobernante verá para sí mismo.

Por tanto, Aristóteles concluye que la mejor forma de gobierno, en el mundo real, sería la poliarquía. La poliarquía es una combinación de democracia y oligarquía. En otras palabras, una democracia que está atenta a los intereses de las minorías o una oligarquía que está atenta a los intereses de las mayorías. Es un justo medio.

Es difícil predecir lo que la era AMLO traerá para México. Uno puede tratar de hacer predicciones con base en dos escenarios: el ideológico, con las promesas de campaña y las declaraciones y acciones de la transición; o el histórico, con el comportamiento del líder en el pasado. Si uno es político, la inclinación es hacia la ideología; si uno es neurólogo, la inclinación es hacia la conducta histórica.

Como quiera que sea, tenemos varias fuentes de información que alimentan el pensamiento crítico. Primero, el contundente triunfo que coloca a AMLO en una oportunidad histórica para un cambio en México. Segundo, el tema del NAIM, y las encuestas como un método sui generispara la toma de decisiones, que nada tiene que ver con política pública pero sí con la política de la política pública. Tercero, el tema de las comisiones bancarias (y después de la legislación minera) que desplomaron a la bolsa y el único que pudo medio rescatarla fue justamente AMLO.

Las encuestas de AMLO, como los Tweets de Trump, no tienen que ver con un análisis técnico; son movimientos estratégicos de jugadores en un tablero de ajedrez político. Tratar de extraer un argumento técnico es fútil. Son medidas, quizá erróneas, quizá correctas, de un juego político de suma cero.

En el tema de la iniciativa morenista de reducir o cancelar las comisiones bancarias, es difícil pensar que los legisladores operaron de motu proprio. Es más lógico pensar en una versión realista del poder. En esta versión, el “príncipe o monarca” juega ajedrez con un movimiento que desestabiliza a los mercados, para después, en una jugada magistral—de libro de texto en teoría de juegos—sale al rescate para mostrar el poder de su músculo. El estratega utiliza a la torre o al alfil para lograr una posición superior en el tablero político. Es un lenguaje estratégico que sienta a los banqueros en la mesa de negociación para que los banqueros o empresarios, flexibilicen su posición y se la piensen. ¿Qué deben hacer los banqueros? Reconocer el juego, y pensar como estrategas, no como banqueros.

¿Es AMLO, el monarca sabio de Aristóteles? El único que lo sabe es él. Los demás solo podemos especular o esperar. Si utilizamos a Pericles como la metáfora del monarca sabio, Pericles antepondría la ciencia a la ideología; Pericles, lucharía por una poliarquía y se rodearía de un equipo crítico.

El líder sabio abre su mente porque sabe muy bien, según la frase atribuida a Frank Zappa, que “la mente es como un paracaídas, solo funciona cuando se abre.”