Perspectivas educativas 2022: La normalización de la pandemia y el futuro de las escuelas particulares. Seminario Ejecutivo

El bienio 2020-2021 ha sido extraordinariamente difícil para casi todos nosotros y, en especial, para las escuelas. Si lees estas notas quiere decir—parafraseando a Federico Nietzsche en una frase atribuida a él—que eres resiliente, una de las características de la conducta más importante para el aprendizaje.

Los directivos de las escuelas y expertos de todo el mundo nos preguntamos, ¿hacia dónde vamos? ¿Tenderán las escuelas presenciales a desaparecer ante la imparable marcha de la tecnología y el aprendizaje personalizado digital? ¿Cambiará la pedagogía en forma radical? ¿Qué decisiones estratégicas deben tomar los directivos escolares y autoridades educativas para enfrentar un siglo XXI todavía más incierto y cambiante que lo que se preveía hace solo un par de años atrás?

En el caso particular de México, las autoridades educativas nacionales y algunas estatales pretenden tomar o han tomado acciones para regular aún más al sector escolar y, en especial, al de sostenimiento particular. Derivado de ello, los directores de las escuelas públicas y privadas enfrentan un entorno que escapa al “agradable” mundo de la pedagogía por lo que habrán que tomar acciones más estratégicas, como la acción colectiva, la negociación estratégica, la diversificación y el acoplamiento financiero sin las cuales sus instituciones se verán afectadas aún más.

La matrícula educativa nacional del nivel básico en México cayó en 656,072 estudiantes al pasar de 25,253,306 en 2019-2020 a 24, 597, 234 en 2020-2021. De esos 656,072, el 73% o sea 480, 791 estudiantes, pertenecía a las escuelas particulares. En educación media superior la caída fue menor, 186, 668, pero casi todos (85%) provinieron del sector particular. En la educación superior la caída fue muy pequeña, y toda ella fue absorbida por el sector particular ya que la matrícula pública creció ligeramente. El aumento fuerte vino en capacitación para el trabajo.

Esta situación, ni siquiera toma en cuenta la calidad de los aprendizajes que seguramente será impactada de manera significativa sobre todo en los niveles básico y medio superior. Esta posible pérdida en la calidad educativa la corroboraremos, quizá, cuando en diciembre del 2023 se publiquen los resultados de la prueba PISA que debió haberse aplicado en 2021, pero que por razones pandémicas se pospuso al 2022.

Todo esto marca un entorno diferente y complejo hacia el futuro. Como en otros sectores, el futuro pertenece a quienes más se preparen, informen y tomen decisiones estratégicas para orientar sus organizaciones.

Si estas interesada o interesado en ahondar sobre estos temas o las respuestas a las preguntas anteriores, el seminario “Perspectivas educativas 2022: La normalización de la pandemia y el futuro de las escuelas particulares es un evento que te orientará a consolidar tu posición como líder educativo o escolar.

Si estás interesado revisa el programa completo aquí: https://eduardoandere.blog/2021/11/22/conferencia-presencial-perspectivas-educativas-2022/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s